Comunicados
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Desde Lucha de Clases, sección española de la Corriente Marxista Internacional, rechazamos la presencia en la embajada española de Caracas del terrorista venezolano Leopoldo López, condenado por la justicia venezolana a 13 de años de cárcel, como responsable principal de haber organizado los sangrientos disturbios (guarimbas) de 2014, que dejaron 43 muertos, y que perseguían derribar al gobierno democráticamente elegido por el pueblo venezolano. Exigimos que López sea expulsado de la embajada española y responda ante el pueblo venezolano por sus crímenes.

Se daba la circunstancia que Leopoldo López se encontraba en arresto domiciliario cumpliendo su condena, como medida decretada por el gobierno de Maduro para apaciguar a la oposición, cuando fue liberado por un comando paramilitar. López es también uno de los dirigentes del intento de golpe de Estado del martes 30 de abril, y está utilizando la propia embajada para seguir agitando a favor del golpe, instigando a la violencia, dando ruedas de prensa, etc. Todo ello con el beneplácito escandaloso del embajador y, por tanto, con la anuencia del gobierno español.

La decisión del gobierno de Sánchez de alojar a Leopoldo López en la embajada española no nos sorprende. El gobierno del PSOE ha seguido servilmente los dictados de Trump, reconociendo como “presidente interino” a su títere, Juan Guaidó. En todos estos años la dirección del PSOE se ha alineado incondicionalmente con la derecha y la ultraderecha españolas, a favor de la oposición derechista y contrarrevolucionaria venezolana, que persigue no la democracia, la libertad ni la justicia, sino devolver al imperialismo el control de las riquezas del país y vivir sin restricciones del saqueo de su propio pueblo.

Al final, la política exterior sólo es una continuación de la política interior. En los hechos, pese a sus credenciales de “izquierda”, el aparato del PSOE y sus dirigentes han demostrado ser una parte constitutiva del Régimen del 78, manteniendo mil y un vínculos con las grandes empresas, bancos y el aparato del Estado. Por eso nos sorprende la insistencia con la que los dirigentes de Unidos Podemos se empecinan en entrar en el gobierno de Sánchez, donde estarían atados de pies y manos, como rehenes de una política que nunca pondría contra los cuerdas a los ricos y poderosos y donde, como parte del gobierno, estarían obligados a convalidar la política exterior proimperialista del gobierno español, sea sobre Venezuela, Arabia Saudita, Marruecos o cualquier otro asunto.

Denunciamos la hipocresía del régimen español y de sus partidos (PSOE, PP, Ciudadanos, Vox) que mantienen en prisión y en el exilio a los dirigentes del movimiento independentista catalán, a quienes consideran “golpistas” por promover y llevar a la práctica un intento de referéndum democrático sobre la autodeterminación de Catalunya, portando urnas y papeletas imprimidas en casa como únicas armas. En cambio, consideran “luchadores por la libertad” a verdaderos terroristas y mercenarios a las órdenes de Washington y Bruselas, que han promovido verdaderos intentos de golpe de estado, uno detrás de otro, disturbios sangrientos y atentados terroristas que se han cobrado la vida de cientos de personas a lo largo de estos años, y un boicot económico interno y externo que agrava la difícil situación en Venezuela.

Llamamos a la clase obrera española, a la militancia y a los activistas sociales y de izquierdas, a movilizarnos contra la intromisión del gobierno español en los asuntos venezolanos y contra su alineamiento en este asunto con la derecha nacional e internacional y el imperialismo.

¡Fuera Leopoldo López de la embajada española!

¡No a la intromisión del gobierno español en los asuntos venezolanos!

¡Manos Fuera de Venezuela!