La caída del reaccionario gobierno de Rajoy, tan repentina e inesperada, es un acontecimiento que muestra el carácter tremendamente inestable y turbulento de la situación española e internacional. Pedro Sánchez,  aupado al gobierno por la moción de censura en el Congreso, se enfrenta ahora al desafío de satisfacer, o de frustrar, las expectativas que ha despertado en millones de trabajadores, mujeres, jóvenes, desempleados y jubilados.

La sentencia del caso Gürtel ha sido la guinda que ha coronado el pastel de la absoluta bancarrota política y moral del PP y de su gobierno. El PP ha sido condenado como organización criminal que se ha lucrado con el dinero del Estado y de empresarios a cambio de contrataciones públicas; con el enriquecimiento, de paso, de cientos de sus cargos públicos y dirigentes nacionales, regionales y locales. Ahora, el PSOE de Sánchez ha decidido presentar una moción de censura que tiene muchas posibilidades de salir adelante y de hacer caer al odiado gobierno de Rajoy. 

Miles de personas, hombres y mujeres expresamos, pocas horas después de conocerse la sentencia, nuestra indignación en las calles de Vitoria.Miles de personas, hombres y mujeres expresamos, pocas horas después de conocerse la sentencia, nuestra indignación en las calles de Vitoria.

El martes 24 de mayo estaba previsto que se entregara a la policía el rapero Josep Miquel Arenas, más conocido como Valtonyc, para cumplir su condena a tres años y medio de cárcel por "enaltecimiento del terrorismo", "injurias a la Corona" y "amenazas" en sus letras. Antes que cumplir condena por sus opiniones ha decidido huir del país e ir al exilio. La lista española de exiliados políticos suma un nuevo miembro.

La sentencia del caso de “La Manada” ha llenado las calles de indignación y rabia. El tribunal ha absuelto a los acusados del delito de “agresión sexual” y los condena a 9 años de prisión por abusos sexuales por la ausencia de violencia e intimidación. Una sentencia escandalosa que establece en sus hechos probados que los agresores metieron a la víctima en el portal, la rodearon y la penetraron bucal, vaginal y analmente en repetidas ocasiones. ¿Qué más tienen que hacer a una mujer para que los jueces entiendan que se ha ejercido violencia e intimidación?

Después de más de 200 días desde las elecciones catalanas del 21D y de 4 intentos fallidos de investidura, las fuerzas independentistas, con Puigdemont a la cabeza, continúan buscando una salida a la crisis catalana. Las voces independentistas que piden un Gobierno de la Generalitat “efectivo”, y que por lo tanto pueda levantar la intervención del Gobierno central, van ganando peso.

Cuando una fuerza de izquierdas gana unas elecciones y ocupa un gobierno, se tiene que hacer cargo de un aparato administrativo y coercitivo diseñado por sus enemigos de clase, y que, las más de las veces, en vez de ser controlado por el gobierno acaba controlando a éste. Es una ley que tener el gobierno no es tener el poder, y la militancia y los votantes de Ahora Madrid están aprendiendo dicha ley a través de su amarga experiencia.