El comité de empresa de Adecco, la principal contrata de Procavi, ha convocado huelga del 9 al 12 de febrero. El motivo fundamental de la convocatoria son los planes de la empresa de dejar en la calle al 20% de su plantilla, lo que supone unos 150 trabajadores y trabajadoras. 

Del 3 al 8 de enero los trabajadores de Cacaolat protagonizaron una huelga indefinida que tuvo un gran eco en la sociedad catalana. Los trabajadores de la plantilla de producción fueron llamados a la huelga para bloquear los intentos de la dirección de la empresa de introducir un calendario laboral inhumano que imposibilitaba la conciliación familiar. La respuesta fue tan masiva (el 100% de los trabajadores participaron cada día en el paro) que, cinco días después de la huelga, ya no había botellas de Cacaolat para abastecer los bares y comercios del país. La dirección represiva y reaccionaria del grupo Damm i Cobega se vio forzada a capitular ante la fuerza de los trabajadores organizados, que demostraron que, sin su permiso, ni una gota de leche se mezcla con el chocolate. Esta gran victoria ha tenido un fuerte impacto entre los trabajadores del país y está destinada a marcar el ejemplo para la lucha de clases del periodo que se está abriendo. 

Firma la carta de protesta y colabora con la caja de resistencia - Desde la sección sindical del SAT en Procavi tenemos que informar que Adecco (la principal contrata de Procavi) ha impuesto una sanción muy grave a la compañera miembro del comité de empresa por el SAT, Nadia García Camacho, lo cual se traduce en 12 días sin empleo y sueldo.

Publicamos un comunicado de la sección sindical del SAT en Adecco-Procavi de Marchena, Sevilla, frente a los planes de la empresa de destruir un 20% del empleo y empeorar las condiciones laborales de los trabajadores.

Nuestra compañera Nadia García Camacho, miembro del comité de empresa de una de las subcontratas de Procavi (Adecco), está sufriendo represión sindical y acoso laboral.

En la empresa Procavi, la mayor exportadora de carne de pavo procesada del Estado español, situada en Marchena (Sevilla), estaba prevista una huelga de 72 horas, convocada por CCOO, UGT y SAT, para los días 4, 5 y 6 de Junio en tres de las contratas de la empresa, cuya reivindicación principal era la aplicación de las condiciones laborales de la empresa matriz en toda la fábrica.