Movimiento Obrero
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Ayer 27 de febrero tuvo lugar en la Facultad de Farmacia de Vitoria, en el contexto de preparación de la Huelga convocada para el día 8 de Marzo, un acto organizado por Orain Araba, grupo de Junteros expulsados de Podemos, para debatir sobre Luchas de Mujeres, Luchas Feministas.

Al debate estaban invitadas trabajadoras de las Kellys, -red de trabajadoras contra la explotación en empresas turísticas-, o “las que limpian” como ellas se llaman; las Espartanas de Coca Cola, y las trabajadoras de Intervención social de la Diputación Foral de Álava.

Intervinieron en primer lugar las Espartanas de Coca-Cola, que describieron la dureza de la lucha que están sosteniendo contra la multinacional, las resoluciones judiciales favorables que la empresa incumple impunemente y el régimen cuasi carcelario que les impone la empresa en el recinto de la fábrica, manteniéndoles en sus puestos sin trabajo efectivo y sometiéndoles a continua vigilancia a través de cámaras y de vigilantes jurados armados.

¿Por qué una multinacional poderosa está pagando salarios a 186 trabajadores por no trabajar?, la compañera lo explicó muy bien: la empresa quiere vencer su resistencia, desmoralizarlos, hundirlos en la depresión y la enfermedad como ha ocurrido en varios casos, para que pierdan toda esperanza de tener un empleo digno en Coca-Cola. Nos contó también la respuesta de la plantilla, la determinación de defender sus puestos de trabajo, la necesidad de la organización, la internacionalización del conflicto, poniéndose en contacto con los centros de Coca-Cola en todo Europa para recabar su solidaridad y dar una respuesta unitaria. Nos explicó también como se había construido la red de apoyo a la lucha, que son las Espartanas, trabajadoras de la empresa, compañeras y familiares de los trabajadores de la fábrica comprometidas en la lucha por el mantenimiento del empleo de sus maridos, hijos o vecinos. Su determinación y su actitud es contagiosa. Esta experiencia nos hace recordar justo esta semana que se cumplen 42 años de la masacre del 3 de marzo en Vitoria los mismos métodos de lucha de Asambleas de Mujeres, las cajas de resistencia, la movilización de los barrios obreros.

Posteriormente intervinieron dos representantes de las Kellys, el colectivo de camareras de piso que emergió a la lucha debido a la degradación y superexplotación de su trabajo. Explicó con detalle la situación insoportable de las camareras de piso, su lucha por un trabajo digno no por trabajar menos, los efectos de la intensidad de la carga de trabajo, que provoca problemas de salud por trastornos músculo-esqueléticos, ansiedad, etc, en la mayoría de las trabajadoras. También describió el acoso laboral de las gobernantas que las someten a una presión insoportable para realizar su trabajo. Así mismo se refirió a que las trabajadoras que habían dado un paso al frente para dignificar su trabajo y ponerse al frente del movimiento estaban en listas negras.

Por último intervino una representante de los trabajadores de Intervención social, en lucha por mejorar sus condiciones de trabajo. Lo más importante de su informe es la denuncia de que una necesidad pública, como es atender a niños y adolescentes con problemas que no pueden ser atendidos por sus familias por estar desestructuradas, se haya convertido en un negocio privado.

En la charla debate se apreciaba la importancia de la respuesta como clase obrera, buscando la respuesta unitaria por encima de aquellas diferencias que podamos tener. Se apreció también la determinación de las mujeres trabajadoras por defender sus derechos, estas luchas tan referenciales son el mejor ejemplo de ello.