Movimiento Obrero
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El pasado mes de septiembre los trabajadores de la empresa municipal de transportes de Valencia (EMT) comenzaron unos paros para reclamar el cumplimiento por parte de la dirección del preacuerdo de convenio y el acuerdo de externalizaciones al que se había llegado anteriormente, además de otras demandas a las que se había comprometido la dirección a dar satisfacción, y que no se están cumpliendo.

Entre estas exigencias están facilitar los Epis necesarios y todas las medidas destinadas a mejorar la prevención y la seguridad entorno al tema de la covid19, como las mamparas de seguridad homologadas en los autobuses, que se incorporen los 7 compañeros de la bolsa, y algo tan básico como unos aseos limpios, dignos y con cerradura.

El gobierno progresista de coalición entre Compromís y el PSOE, que ostenta actualmente la alcaldía de Valencia y del que depende la gestión de esta empresa pública, ha respondido a estos paros hasta ahora cerrándose en banda, y los medios de comunicación por su parte han iniciado una auténtica campaña de criminalización de la huelga, acusándolos de falta de solidaridad y comprensión en estos momentos de crisis y pandemia. Ya sabemos que algunos dirigentes políticos son grandes defensores del derecho de huelga, pero solamente en el plano teórico. Porque para ellos, en realidad, nunca hay momento bueno para ejercer ese derecho, ya sea para no tocar los grandes beneficios que están teniendo las empresas privadas en el Estado español, o como en este caso porque alegan que no hay dinero para los servicios y las empresas públicas. Pero dinero sí que hay. Claro que hay; lo que ocurre es que ahora solo lo tienen un puñado de bancos y capitalistas, y estos dirigentes no tienen agallas suficientes ni voluntad para reclamar y exigir que ese dinero se destine al beneficio del conjunto de la sociedad, y no para su enriquecimiento.

Entrevistamos desde Lucha de Clases al delegado del comité de empresa del sindicato TUC (Sindicat dels treballadors per la unitat de classes PV) Francisco José Quirós Almarcha que nos ayudará a entender cuál es la situación que están viviendo los trabajadores de la EMT en estos momentos.

Pregunta.- ¿Cómo se han vivido estos últimos meses en la EMT, desde que hizo su aparición la pandemia de la covid 19? ¿Se han tomado por parte de la dirección las medidas necesarias para la protección de los trabajadores?

Respuesta.- Desde la aparición del COVID-19, lo hemos vivido con bastante preocupación. De hecho, fue desde el TUC-IV, en la comisión de seguridad y salud ordinaria antes del confimamiento, que se solicitó que se suspendieran los eventos multitudinarios que provocan numerosas ocupaciones de autobuses completos, especimente en las Fallas en los días previos al confinamiento. Estábamos expectantes con la evolución de la pandemia por las noticias en China, y por ello desde nuestra sección sindical se solicitaron formalmente mascarillas, guantes y overoles para los trabajadores. De esta solicitudes la empresa (EMT Valencia) no nos dispuso del material. De hecho, no fue sino hasta nuestra denuncia en la inspección de trabajo en agosto, por la insuficiente dotación de mascarillas y su publicación en prensa con reacción es políticas, cuando fue atendida.

¿Cuáles son los motivos que os han llevado a la huelga, y qué seguimiento está habiendo entre los trabajadores?

R.- Los motivos son fundamentalmente los incumplimientos sistemáticos de todos los acuerdos realizados y la precariedad en prevención de seguridad y salud por el COVID-19, y la nueva licitación de baños químicos provisionales, que ha soliviantado al personal. El seguimiento es alto, porque el malestar de los trabajadores que nos iban transmitiendo viene de lejos y ha ido creciendo en el tiempo.

¿Pensáis que el Ayuntamiento de Valencia está respondiendo a las expectativas que se podían tener de un gobierno de izquierdas y que debería ser más afín, en teoría, a las demandas e intereses de los trabajadores?

R.- Como gobierno de coalición de progresistas, ecologistas, comunistas y socialistas, en principio, facilitó mucho el diálogo y se habilitó con los sindicatos un ambiente de calidad para llegar a acuerdos en todos los ámbitos. Pero, desafortunamdamente, en el descuido que propició el robo de cuatro millones de euros se crearon disidencias en la coalición; y desde el TUC-IV no estamos dispuestos a tolerar que nos pasen la factura a los trabajadores, sin al menos presentar una férrea oposición con lucha obrera.

El mantenimiento de un servicio de transporte público de calidad es una cuestión de indudable importancia para todos los trabajadores. ¿No pensáis que sería interesante tratar de hacer llegar este mensaje y así contrarrestar los mensajes criminatorios de los medios, y tratar así también de extender la lucha a otros sectores de la sociedad?

R.- El TUC-IV se toma muy en serio la defensa del transporte público. Actualmente tenemos judicializado el reclamo de una mayor representatividad en el Patronato de la fundación FULTUV que tiene como objetivo principal la defensa del transporte público y de calidad. No obstante, en las movilizaciones actuales defendemos un empleo de calidad porque en esa política es donde se puede conseguir una tendencia a poder ofertar un servicio público de excelente calidad de la que es merecedora la ciudadanía valenciana.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí