Cuestión nacional
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Cientos de miles de personas salieron a las calles de Barcelona el domingo 15 de abril para rechazar la represión del Estado español. Una demanda clave fue la libertad de los presos políticos catalanes: los manifestantes marcharon bajo el lema "Us Volem a Casa" ("Os queremos en casa"). Este fue el final de una semana en la que el Estado intentó (y no logró) imputar con delitos de terrorismos a los miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR). La masiva manifestación reveló la resistencia del movimiento, a pesar de una dirección que no muestra el camino a seguir.

La manifestación de Barcelona fue enorme. Una hora antes de su inicio programado, ya había decenas de miles, llenando la longitud de la avenida Paral·lel y la plaza de Espanya. Se habían organizado más de 900 autocares desde pueblos y ciudades de toda Catalunya. La manifestación había sido convocada originalmente tras el encarcelamiento de otros cinco miembros del anterior gobierno catalán y la detención de Carles Puigdemont en Alemania, tres semanas antes.

La respuesta inmediata al arresto de los cinco miembros del gobierno catalán (un total de siete se encuentran en prisión provisional) se organizó a través de los CDR, que coordinaron rápidamente manifestaciones masivas combativas y luego una serie de bloqueos masivos de carreteras y trenes la semana siguiente, que culminó con la apertura de los peajes de la autopista al final de la Semana Santa. Claramente, el sector más avanzado del movimiento considera que marchas masivas (en las cuales los participantes se limitan a caminar y no lograr nada) son insuficientes para llevar adelante la lucha, y había una creciente demanda por una huelga general.

Las masas desafiantes, pese a la debilidad de la dirección

Los principales sindicatos, CCOO y UGT, no podían permitirse el lujo de ser vistos con los brazos cruzados después de los ultrajosos encarcelamientos y del aumento de la represión estatal. Así que recurrieron a la táctica ya conocida de convocar a una acción que no fuera demasiado combativa y que pudiera estar contenida dentro de canales seguros, lo más lejos posible de los acontecimientos, en este caso, tres semanas después.

Por lo tanto, una coalición de amplia base decidió convocar esta manifestación. Esto implica a las dos principales organizaciones de masas independentistas (ANC y Òmnium), así como a la mayoría de las organizaciones de masas de Catalunya (los principales sindicatos CCOO y UGT, la federación de asociaciones de padres FAPAC, la confederación de organizaciones de inquilinos CONFAVC, los campesinos de la Unión de Pagèsos, etc.). En el momento en que se convocó, el objetivo de la manifestación no era organizar la lucha contra la represión sino proporcionar un canal seguro para desahogarse.

Por lo tanto, el manifiesto oficial fue lo más suave y general posible, y expresó su "preocupación" por la "violación de los derechos fundamentales y por las libertades democráticas", pero también por la "polarización social creada en la situación actual". No menciona específicamente a los presos políticos ni exige su liberación, sino que habla en términos vagos sobre cómo "los problemas políticos requieren una solución política, no la represión" y hace un llamamiento a "las instituciones catalanas, estatales y europeas" a "encontrar formas y espacios para el diálogo político y la negociación".

Sin embargo, las masas volvieron a participar de nuevo, en una demostración de fuerza, para dejar clara su oposición a la represión estatal. Según la policía local de Barcelona, ​​hubo 315.000 personas. Los organizadores ponen la cifra en 750.000. Los políticos de todos los partidos independentistas estuvieron presentes, así como los de Catalunya en Comú (el aliado catalán de Podemos):

El ambiente no era para pedir diálogo, sino para exigir que se respetara la voluntad del pueblo catalán y el fin de la represión.

Activistas de los CDR detenidos por cargos de terrorismo

La semana anterior a la campaña de criminalización lanzada contra los CDR se dio un paso más. El martes 10 de abril, dos activistas de los CDR fueron acusados ​​de rebelión, sedición y terrorismo. La Guardia Civil realizó un arresto con gran publicidad de una de ellas, Tamara Carrasco, de 30 años, del CDR de Viladecans, que fue escoltada desde su casa por policías vestidos con pasamontañas y armados con rifles de asalto hasta la Audiencia Nacional en Madrid. Los medios de comunicación se apresuraron a cubrir el arresto y el Fiscal del Estado filtró todo tipo de detalles incriminatorios. Se dijo que ella era una "coordinadora" de las "acciones de sabotaje" de los CDR. Se publicó un archivo de audio en el que presuntamente se discutía sobre la interrupción del aeropuerto de Barcelona, ​​los trenes de mercancías y los cables de fibra óptica. Además, los periódicos informaron que, durante su arresto, la policía se había apoderado de "cierta documentación sobre el cuartel barcelonés de la Guardia Civil", dando una clara impresión de que estaba involucrada en la planificación de un ataque terrorista. El otro activista de los CDR no pudo ser detenido y se emitió una orden de arresto contra él.

095fbb87312c2f045b3622d168f6469a w720 h543

Los motivos para acusar a Tamara de terrorismo se basan en la reforma de 2015 de la legislación antiterrorista, acordada entre el gobierno del PP y el PSOE. En ese momento, la reforma se justificó con el argumento de poder procesar de manera efectiva a los terroristas islámicos del tipo de "lobos solitarios". Como resultado, no se necesita ser parte de una organización terrorista para ser acusado de terrorismo. La nueva redacción de la ley permite al Estado enjuiciar por terrorismo a cualquier persona involucrada en "desórdenes públicos" o acciones contra "la propiedad estatal", siempre que su intención sea "obligar a los poderes públicos a actuar o desistir de actuar de cierta manera ", o simplemente para "alterar gravemente la paz pública".

Básicamente, las personas responsables de actos tan atroces como, por ejemplo, cortar una carretera durante una protesta o una huelga; o resistirse a un desahucio, pueden ser acusadas de terrorismo.

El mismo día, otros seis activistas de los CDR fueron arrestados por la policía catalana, los Mossos, en Malgrat de Mar, Solsona, Dosrius, Arenys de Mar y el Pont de Vilomara, por su participación en las protestas frente al Parlamento de Catalunya el 30 de enero , cuando se suponía que Puigdemont sería investido como presidente. Todos fueron acusados ​​de agredir a un agente de la ley, desorden público y desobediencia, y fueron puestos en libertad en espera de juicio.

El día de estas detenciones, miles salieron a las calles de Barcelona y otras ciudades bajo el lema "Todos somos CDR" y gritaban "¡Vosotros, fascistas, sois los terroristas!"

En el caso de Carrasco, estaba acusada de terrorismo como resultado de su participación en un corte pacífico de carretera después del arresto de Puigdemont. Después de estar detenida durante 48 horas en Madrid, finalmente compareció ante el juez de la Audiencia Nacional. Recordemos que la Audiencia Nacional trata delitos contra el Estado y es el sucesor directo del "Tribunal del Orden Público" de Franco que, a su vez era una continuación del "Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y del Comunismo" de 1940. El mensaje enviado por el Estado era claro: "los CDR son peligrosos, radicales y terroristas y, por lo tanto, deben ser reprimidos", y además: "si participas en protestas contra la represión, puedes ir a la cárcel acusado de terrorismo".

El caso fue tan escandaloso que colapsó por completo. Según su abogado, el material incautado de la casa de Carrasco durante su arresto incluía carteles de los CDR, una máscara del preso político Jordi Cuixart, un silbato (!!), su teléfono móvil y un ordenador portátil. La llamada "documentación sobre los cuarteles de la Guardia Civil" resultó ser una captura de pantalla de Google Maps de la ubicación del cuartel que ella había tomado en el camino hacia una protesta frente al mismo. A pesar de las intenciones de la fiscalía estatal, el juez rechazó los cargos de rebelión, sedición y terrorismo y solo acusó a Tamara Carrasco de "desórdenes públicos". Fue liberada sin fianza, pero no puede abandonar su ciudad natal de Viladecans sin el permiso del juez.

El caso de Carrasco es muy interesante, ya que proviene de Viladecans, una ciudad muy obrera del Baix Llobregat, con un porcentaje muy alto de hispanohablantes. Ella es una activista local involucrada en la lucha contra los recortes en la sanidad, y ha estado involucrada en el círculo local de Podemos, hasta el punto de presentarse a las elecciones de 2015 como parte de una lista local vinculada al partido. Luego formó parte de la defensa de los colegios electorales durante el referéndum del 1 de octubre y se involucró en el CDR local.

Esto revela cómo uno de los hilos de la lucha en Catalunya está formado por activistas sociales, que formaron parte del movimiento 15M, que se desilusionaron con Podemos y que ahora ven la lucha por una República Catalana como una continuación de su lucha contra el régimen de 1978 y por un cambio social fundamental.

Punto muerto político

La situación en Catalunya está en un callejón sin salida. La represión del Estado ciertamente no ha logrado poner fin al movimiento, pero sus líderes políticos se han derrumbado por completo y han aceptado los límites impuestos por esta represión. El parlamento catalán ha intentado cuatro veces elegir un presidente y en cada caso el juez Llarena, del Tribunal Supremo, ha bloqueado a los candidatos.

La decisión del tribunal alemán de no extraditar a Puigdemont por cargos de rebelión fue un duro golpe para la estrategia del juez Llarena. La clase dominante alemana estaba tratando de enviar un mensaje a su contraparte española: el conflicto en Catalunya debe resolverse a través de la negociación política. Por supuesto, el gobierno alemán se apresuró a añadir "dentro de los límites de la legalidad española y de la Constitución", lo que significa que no se puede hablar de autodeterminación.

Felipe González, un acérrimo defensor del régimen que pidió públicamente que el artículo 155 fuera utilizado para destituir al gobierno catalán en octubre, también ha dicho que cree que los políticos catalanes no deberían estar en la cárcel. Está claro que una parte de la clase dominante puede ver cómo los políticos catalanes (tanto de ERC como de PDECAT) ya han aceptado los límites impuestos por la represión y están bastante dispuestos a mantenerse dentro de la Constitución. Les gustaría un acuerdo negociado en Catalunya, en el que, tal vez, se podrían otorgar más poderes de recaudación de impuestos, liberar a los políticos y que cualquier idea de una república catalana independiente fuera abandonada sine die.

Sin embargo, hay una serie de obstáculos importantes para este escenario. Por un lado, la represión contra Catalunya no está necesariamente dirigida por los sectores más astutos de la clase dominante española, sino por el aparato estatal: una institución totalmente reaccionaria con sus propios intereses. El régimen siente que su autoridad fue impugnada el 1 de octubre y que debe imponerse un castigo ejemplar para que nadie se atreva a repetir tal acto de desafío.

Para el régimen no es suficiente que los políticos catalanes acepten los límites de la Constitución: deben ser aplastados y humillados. En una de las últimas sentencias del juez Llarena contra el acusado, usó como argumento el "hecho" de que "uno no puede ver en su esfera psicológica interna un elemento poderoso que nos permita concluir que su respeto por las decisiones de este juez será permanente". Aparentemente, el juez tiene el poder de asomarse a la "esfera psicológica interna" para determinar qué hará el acusado en el futuro. ¡Este es el tema de la pesadilla de 1984 de Orwell!

Por otro lado, el PP es débil y está empantanado en escándalos de corrupción. El último es el caso del falso máster de Cristina Cifuentes, la presidenta de la Comunidad de Madrid. Ciudadanos, que se mira en el modelo ultraliberal de Macron en Francia, ya superó al PP en la mayoría de las encuestas de opinión y tiene una posición aún más reaccionaria sobre la cuestión catalana. Si el gobierno del PP fuera visto como débil, conciliador o haciendo gestos hacia la negociación con los "golpistas separatistas" catalanes, eso solo beneficiaría a Ciudadanos. Por lo tanto, están atrapados.

Finalmente, los líderes independentistas catalanes de ERC y PDECAT han demostrado estar dispuestos a acatar la ley, arguyendo que no han violado la ley para defender la voluntad popular del pueblo catalán desde el 27 de octubre, cuando el Estado destituyó al gobierno de Puigdemont. Su posición tampoco es cómoda. Por un lado, están los CDR, que siguen manteniendo viva la llama de la lucha. Por otro lado, el mismo Puigdemont necesita mantener las brasas encendidas e impedir que otro presidente sea elegido, de lo contrario estaría completamente fuera de la escena.

La única forma de romper este impasse y avanzar en la lucha para derrocar al régimen de 1978 sería que las masas volviesen a las calles sobre la base de un programa que combinara la lucha por una República Catalana con la lucha por los derechos sociales y democráticos. Eso solo puede organizarse sobre la base de los CDR y la CUP: el único partido independentista que se ha mantenido fiel a la lucha por la república.

La apertura de un "segundo frente" contra el régimen en el resto del Estado español también sería una contribución poderosa para derrocar a un gobierno que ya está contra las cuerdas. A este respecto, hay una serie de signos esperanzadores que revelan el potencial de unir la lucha por los derechos democráticos en Catalunya con la lucha contra el régimen en el resto del Estado.

Unidad contra la represión

Hace dos semanas, una delegación de los CDR catalanes viajó a Murcia para mostrar su apoyo y solidaridad con la lucha contra la construcción de una línea del AVE en el centro de esta ciudad. Los vecinos han estado llevando a cabo manifestaciones diarias y se han enfrentado a la brutal represión policial durante más de 200 días, exigiendo que la línea férrea sea soterrada en lugar de dividir la ciudad en dos. La visita de una delegación solidaria de Catalunya se encontró con una reacción histérica por parte de los medios locales de derecha, pero los activistas locales se sorprendieron gratamente al descubrir que las personas que luchan en Catalunya son básicamente como ellas. El 15 de abril, una delegación de Murcia devolvió la visita y se presentó en la manifestación de Barcelona, ​​donde fueron muy bien recibidos.

También hubo una manifestación en Madrid a favor de los presos políticos catalanes el 6 de abril. A la manifestación solo asistieron unos cientos de personas ya que no contó con el apoyo de los líderes oficiales de Podemos ni de la Izquierda Unida, pero fue políticamente muy significativa en el sentido de que envió un mensaje al pueblo catalán: "no estáis solos".

El 14 de abril, aniversario de la declaración de la II República española, los CDR de Catalunya emitieron una declaración pública dirigida a los republicanos del Estado español explicando que la lucha por una república catalana no se basaba en el nacionalismo, sino en la lucha contra el régimen de 1978, que oprime a todos los pueblos de España y a la clase trabajadora en general. Los representantes de los CDR hablaron en la manifestación republicana de Madrid y leyeron esta declaración.

Estas son pequeñas indicaciones de lo que es posible y apuntan hacia el único camino a seguir. La lucha por una República Catalana solo puede tener éxito al vincular la defensa de los derechos democráticos y nacionales con la lucha por los derechos sociales, contra el régimen de 1978 y contra el capitalismo en todo el Estado español.