El verano que acaba de terminar ha sido testigo de la explosión de la crisis en la coalición gobernante, y sobre todo del Popolo delle Libertà. Mientras escribimos, la crisis está en su apogeo, y no podemos saber el resultado, pero ya podemos decir que la derecha se verá totalmente diferente a lo que estábamos acostumbrados en los últimos 15 años, los del dominio indiscutido de Silvio Berlusconi.

El ambiente de éste jueves en la ciudad de Caracas estuvo marcado por una consigna: Control Obrero sobre los medios de producción y las instituciones. Y es que claramente la clase obrera está exigiendo el lugar que le corresponde ocupar en la revolución.

En estas fechas conmemoramos 200 años del estallido del proceso revolucionario que dio origen a la independencia política de México. Su significado está en función de distintas interpretaciones: por un lado están los apologistas del régimen actual, que tratan de transmitir la idea de un recorrido histórico que culmina con su llegada al poder, para estos la independencia fue un acontecimiento trágico que se suscito por la falta de reglas democráticas que al existir en nuestros tiempos eliminan no solo la posibilidad sino la legitimidad de un nuevo proceso, para estos elementos la revolución es un raro objeto que deben estudiarlos anticuarios y sus conclusiones deben servir para entretenimiento de las discusiones doctas de alguna reunión de eruditos.

Publicado en La Riposte, el periódico del ala marxista del PCF. La inmensa mayoría de los franceses se posicionan en contra de la llamada reforma del sistema de pensiones del gobierno de Sarkozy. Esto quedó muy claro en las manifestaciones de ayer (7 de septiembre). Pero, ¿Cómo puede transformarse este rechazo en un movimiento general para detener al gobierno?

El 26 de septiembre el pueblo de Venezuela elegirá una nueva Asamblea Nacional. La oligarquía reaccionaria, apoyada por el imperialismo, se aprovecha de las carencias de la revolución para fortalecer su posición y prepararse para la contrarrevolución. La revolución venezolana ha recorrido un largo camino, pero las palancas claves de la economía aún están en manos de la oligarquía. Lo que hace falta es llevar a cabo plenamente la revolución socialista y expropiar a los capitalistas y terratenientes. Esa es la única manera de hacer irreversible la revolución.