La “expansión cuantitativa” (EC) ha sido el fenómeno “estrella” de la política económica mundial de los últimos años. Consiste en la compra masiva por parte de los bancos centrales de títulos de deuda pública y otros activos financieros a bancos y grandes empresas, para que vuelquen el dinero recibido en créditos e inversión productiva y relancen la actividad económica.

Las revelaciones del programa Panorama, de la BBC, destaparon un escándalo explosivo: el enorme fraude fiscal por parte del banco HSBC, el segundo mayor banco mundial, cometido por algunos de sus clientes más ricos. Miles de archivos filtrados de cuentas bancarias muestran cómo entre 2005 y 2007 la filial suiza del HSBC ayudó a sus clientes a ocultar dinero y cuentas bancarias, asesorándoles además para no pagar impuestos, incluyendo traficantes de armas, narcotraficantes y grupos vinculados al terrorismo jihadista. Las cuentas involucradas sumarían hasta 119.000 millones de dólares.

Terminó la época de crecimiento mundial impulsada por la globalización. Se están preparando dos grandes Tratados de Libre Comercio (TLC), que colocarían a Estados Unidos en el centro estratégico, trazado para extender su dominio a ambos lados del Pacífico y Europa del Este. Lejos de ser un medio para intensificar el comercio mundial y liberar al capitalismo de sus propias cadenas, estos tratados diseñados por el imperialismo norteamericano en su propio interés dividirán el mundo en dos o más bloques de poder económico, enfrentándose en una guerra mutua. Es proteccionismo disfrazado de libre comercio.

Momentos desesperados requieren medidas desesperadas. Así que después de años de crisis, y largos meses de desinformación, parece que la expansión cuantitativa (EC) pronto se aplicará en toda la zona euro. Sin embargo, las contradicciones que han impedido dicho programa de expansión cuantitativa en Europa hasta ahora no han desaparecido, y las líneas de fractura a lo largo de la cual la zona euro se quebrará ya son evidentes y claras.

Nigeria-fuel-price-protest-turns-violent-51PQQPE-x-largeEn Gran Bretaña, un puñado de plutócratas super-ricos controla nuestras vidas. A escala mundial, según Oxfam, tan sólo 85 multimillonarios, que podrían caber confortablemente en un autobús de dos pisos, poseen más riqueza que la mitad de la población mundial en su conjunto.

Cambios tectónicos están teniendo lugar en la economía mundial. El precio del petróleo se ha reducido drásticamente en los últimos seis meses. El precio del petróleo Brent ha caído a menos de 60 dólares el barril. Esto marca una caída de cerca del cincuenta por ciento en el precio de 115 dólares por barril en junio. Se anuncia una nueva etapa de la crisis capitalista, y su impacto se hace sentir en todo el mundo.

depresionSe constata a menudo que los analistas serios de la burguesía  llegan a las mismas conclusiones que los marxistas, aunque con un ligero retraso. Una prueba de ello, sin ir más lejos, es el reciente artículo del economista Paul Krugman, ganador del Premio Nobel, titulado "¿Una depresión permanente?".