Mexico
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

PAÍS: MÉXICO

En la madrugada del domingo agentes de la Policía Federal desalojaron de manera violenta la huelga que desde julio de 2007 mantenían los trabajadores de la Sección 65 del Sindicato Minero;

la resolución del Tribunal Colegiado en febrero de éste año sirvió como cobertura legal al desalojo. En contraste con los comunicados de Gobernación que propagan la idea de un desalojo “pacífico” los pobladores de Cananea hablan en realidad de un desalojo violento; existe un silencio sepulcral de la totalidad de medios de comunicación burgueses que no permiten saber el verdadero saldo del desalojo, la existencia de detenidos, heridos o posible bajas humanas.
La combatividad de los trabajadores mineros y la saña del régimen hacen pensar que el desalojo no pudo ser un “día de campo” sobre todo porque los trabajadores tenían la disposición de defender la huelga con la vida misma. El secretario del Trabajo de la Sección 65 del Sindicato Minero, Jacinto Martínez, señaló que no puede descartarse una acción de los obreros para intentar recuperarlas instalaciones de Cananea. No es descartable que, de la misma forma que el desalojo de maestros en el plantón de Oaxaca el 2006 provocó una contraofensiva popular insurreccional, la represión en Cananea funcione como el látigo reaccionario que puede generar una respuesta más radical de los trabajadores Mineros.


La solidaridad en la acción de los trabajadores será trascendental. Es fundamental que las organizaciones obreras: UNT, SME, Mineros del resto del país, CNTE, SNTE, el PRD, PT, etc., es decir, todas las organizaciones de los trabajadores formemos un frente único y  respondamos de manera contundente frente a este brutal ataque contra todos los trabajadores con un plan de acción consistente en preparar la huelga general. La represión a los heroicos trabajadores mineros, como es obvio, no puede verse al margen de los ataques al SME, los planes de reforma a la LFT, la privatización a petróleos y al sector eléctrico, los ataques a la educación; en pocas palabras la destrucción de las conquistas sociales y de las organizaciones sindicales; la preparación de las condiciones para el regreso al poder del PRI, la continuación de la militarización, etc. Los trabajadores necesitamos el frente único en la acción, la formación de un movimiento sindical unitario con un programa de lucha y la preparación de la huelga general.

¡Frente único en defensa de los mineros y en apoyo al SME!
¡Frente único en contra de la represión!
¡Frente único por la huelga general!

¡Viva la lucha de los trabajadores mineros!