Los medios de comunicación han destacado los resultados de la izquierda en las elecciones primarias del 14 de agosto, y los propios dirigentes del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) celebraron la obtención de medio millón de votos (un 2,48% del total) como un gran logro porque los habilitó para participar en las elecciones presidenciales.

ENSAYO GENERAL. NI UN PASO ATRÁS 

Los números arrolladores de las primarias dejaron al kirchnerismo en una posición ideal para triunfar en octubre, y con ello relegar a la derecha que busca acabar con el gobierno de la presidenta. Fueron de 50,07% para Cristina Fernández contra 12,17% de Alfonsín y 12,16% de Duhalde.

El 19 y 20 de diciembre se cumplen nueve años de las jornadas que iniciaron toda una nueva época histórica en la vida nacional. La irrupción de las masas en las calles fue una manifestación de repudio ante la situación socioeconómica, pero también de los manejos políticos y hasta de toda una cultura dominante, la de los años noventa.

¡No hay que bajar los brazos, se puede derrotar a la derecha!

Luchar hasta el final con un programa basado en las necesidades de las familias trabajadoras y de los vecinos de la ciudad

En la primera vuelta de las elecciones a Jefe de Gobierno de la Capital el candidato de la derecha, Mauricio Macri, consiguió el 47% de los votos. El candidato del kirchnerismo, Daniel Filmus, obtuvo el 27,8% y pasará a la segunda vuelta, al no haber obtenido Macri más de la mitad de los votos. Pino Solanas, de Proyecto Sur quedó en tercer lugar con el 12,8%.

Como era de esperar, el Gobierno Nacional por medio de su cartera laboral y su Ministro, Carlos Tomada, intervino para invalidar las elecciones del jueves 9 de diciembre. Comicios complementarios de las elecciones en las que se votó y fue elegido Pablo Micheli como nuevo jefe sindical de la CTA.

El caso Schoklender y la manipulación política

La trama de corrupción protagonizada por los hermanos Schoklender en la Fundación Madres de Plaza de Mayo que encabeza Hebe de Bonafini, ha provocado una lógica y comprensible conmoción en el campo obrero y popular, desde el activismo de izquierda hasta las bases kirchneristas.