Europa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El pasado 8 de abril, los húngaros acudieron a las urnas después de un período de campaña que no se ha visto desde la caída del estalinismo. Una de las funciones de la democracia burguesa es crear un falso sentido de participación. Las elecciones anteriores se llevaron a cabo generalmente en una atmósfera de anticipación, con el público siguiendo los debates entre los partidos políticos en los medios de comunicación, y discutiendo los acontecimientos en las esquinas y en el trabajo. La gente sentía que tenía algo que decir sobre su destino. Sin embargo, en los últimos ocho años ha habido un cambio fundamental en el carácter del proceso democrático de Hungría.

Durante el período pre-electoral de este año, 28 años después del retorno del capitalismo a Hungría, no hubo campañas políticas visibles, con apenas un póster en alguna parte, y hubo un clima de sumisión, como si la población estuviera esperando su destino en silencio. La típica fábrica de rumores húngaros estaba a toda velocidad, porque nadie sabía lo que podía pasar. ¿Perdió el gobierno tanto apoyo que no pudieron encontrar suficientes voluntarios para poner pósters electorales? ¿O tal vez querían que las elecciones pasaran desapercibidas, por si la oposición notaba sus maquinaciones?

A pesar de todos los rumores, el partido gobernante, Fidesz, obtuvo una victoria rotunda. Con una participación electoral récord del 68 por ciento, Fidesz consiguió 91 de los 106 escaños directamente elegidos. Solo en Budapest consiguió la oposición 12 de los 18 escaños. En la segunda votación, que decidía los 93 escaños proporcionalmente asignados sobre la base del resultado nacional de las listas, Fidesz consiguió el 49 por ciento, 4 por ciento más que en las elecciones anteriores y por lo tanto consiguió otros 42 escaños. Por lo tanto, Fidesz ocupará 134 de los 199 escaños en el parlamento y tendrá una mayoría de dos tercios por tercera vez consecutiva.DDD

Viktor Orbán, candidato de Fidesz y ganador de las elecciones

La izquierda desorientada

Los resultados del domingo no sugieren la apatía del votante. Por el contrario, se expresaron muchas emociones, opiniones y temores. El resultado ha desorientado a los liberales y a la llamada izquierda. ¿Cómo puede ser que la Fidesz de Viktor Orbán, en coalición con el KDNP (Partido Popular Democrático Cristiano), haya renovado una mayoría de dos tercios una vez más, permitiéndole seguir construyendo su régimen antidemocrático? ¿Cómo puede el mapa político de Hungría volverse anaranjado, el color del partido gobernante Fidesz? ¿Cómo pudo ocurrir este 'derrumbe'?

Para entender los resultados, uno tiene que mirar el registro de Fidesz en los últimos ocho años más o menos. El entusiasmo inicial de los húngaros con la caída del estalinismo fue seguido por una seria desilusión a mediados de la década de 1990, que resultó en el regreso de los socialistas (MSZP) en 1994. Pero en lugar de abordar las necesidades y aspiraciones de la clase trabajadora, este partido, el sucesor del ala eurocomunista en el antiguo PC, se volvió hacia la derecha y, junto con sus partidos hermanos en Occidente, intentó manejar el capitalismo mejor que los capitalistas mismos. El resultado fue la austeridad y los ataques al nivel de vida junto con la corrupción desenfrenada. Esto desacreditó fuertemente a la izquierda a los ojos de la población.

Con el declive de los socialistas, Fidesz pudo llegar al poder como un par de 'manos limpias', libre de los escándalos de corrupción de otros partidos. El partido llegó al poder por primera vez en 1998 y se propuso introducir su agenda de regresar a los viejos valores de moralidad, religión, conservadurismo y la familia. Por supuesto, también se propusieron establecer un régimen corrupto que permitiera a sus partidarios ocupar posiciones poderosas no solo en el gobierno, sino también en el comercio, la industria, la banca, la agricultura y otros sectores importantes de la vida política y empresarial de Hungría. En 2002, los socialistas (MSZP) regresaron al poder, inicialmente en coalición con los liberales, más tarde por su cuenta. Pero después de ocho años de abandonar el socialismo e intentar administrar una economía capitalista mediante la austeridad como consecuencia de la crisis financiera, junto con la continuación de la corrupción, el MSZP perdió las elecciones en 2010.

Fidesz en la oposición

Pero mientras el MSZP estaba ocupado desacreditándose a sí mismo entre 2002 y 2010, Fidesz en la oposición estaba luchando detrás de la escena para establecer estructuras, agitar en el campo, hacer alianzas secretamente con la extrema derecha y construir sobre el creciente estado de ánimo anti-establishment entre las capas mas atrasadas de las masas. También trajeron los servicios de politólogos del exterior para determinar no solo cómo volver al poder, sino también cómo desacreditar en el proceso a todos los partidos de la oposición.

Lo hicieron con gran éxito, reclutando informantes de las filas de la oposición, organizando grupos secretos (algunos de carácter casi militar) para restaurar los días de antes de la guerra en los que la extrema derecha estaba en el poder. Luego hicieron uso de una cláusula en la Constitución que otorgaba libertades sin precedentes en el parlamento a un gobierno con una mayoría de dos tercios, lo que lograron con éxito en 2010.

El segundo gobierno de Fidesz

Entre 2010 y 2014 maniobraron con sus amigos oligarcas en posiciones de poder y comenzaron un saqueo a gran escala de los activos del Estado, que fue posible gracias a la constitución redactada, la reforma bancaria, la reforma legal, la reforma agraria, etc. Esta corrupción institucionalizada provocó que muchos periodistas se refirieran al régimen de Viktor Orbán como un Estado mafioso. El desmantelamiento sutil e implacable de los controles y equilibrios que se esperan en una democracia burguesa: amordazar a la prensa, la televisión y la radio; buscar la jubilación anticipada de los jueces que no están en el bolsillo del gobierno; volver a designar a los jueces del Tribunal Superior y al Fiscal General, al tiempo que se coloca a los compinches en todos los aspectos de la vida política, finalmente ejerció un efecto sobre la población.

Por supuesto, todo esto llevó a una creciente insatisfacción. Hubo, y todavía hay, un gran descontento. Ha habido frecuentes manifestaciones a gran escala sobre una variedad de temas, contra los ataques a los salarios y las condiciones de trabajo, a la educación gratuita y a la exigencia de acceso gratuito a Internet. Sin embargo, no ha habido un liderazgo real para estos movimientos basado en ideas claras y coherentes, ni un llamamiento a la acción adecuado. Por lo tanto, en su mayor parte, las masas en las calles se han ido a casa después de estas manifestaciones sintiéndose deprimidas y desilusionadas.

Los zig-zags constantes (pero en general hacia la derecha) de la llamada izquierda, con el MSZP a la cabeza, les restaron gran parte del apoyo que disfrutaban en los primeros 10 a 15 años después de 1990. Para la gente común, los socialistas fueron vistos como parte del establecimiento podrido. Podían ver claramente que estos partidos no cumplirían sus promesas mientras estaban en el gobierno. Una sucesión de agrupaciones más pequeñas, en su mayoría liberales, surgieron y luego desaparecieron sin dejar rastro, ya que ninguno de ellas tenía un programa claro, las demandas o los medios para lograrlos. Por lo tanto, el estado de ánimo de insatisfacción no encontró una salida política.

Construyendo el 'estado antiliberal'

Como sabemos, la política aborrece el vacío. A Viktor Orbán y su coalición Fidesz-KDNP se les ocurrió una idea muy simple, muy querida por los populistas, demagogos y dictadores de todo el mundo: gobernar a través del miedo. En un país donde miles de millones de la UE desaparecen en su mayoría en los bolsillos corruptos, y donde millones de personas se ganan la vida trabajando y temen por su propia supervivencia, es muy fácil crear un enemigo común. Especialmente cuando no hay una alternativa política.

El campesinado, que está atrasado en algunos lugares, embrutecido por la pobreza en otros y más fácil de manipular que las ciudades a causa de su aislamiento, era mucho más susceptible a la propaganda de Fidesz que las ciudades. Además, muchos partidos falsos fueron creados por individuos cercanos al gobierno con el propósito no solo de dividir el voto de la oposición, sino también de causar confusión entre capas de la sociedad menos informadas políticamente.

Por otra parte, la nueva Ley de Medios creada bastante temprano en el reinado de Fidesz estableció un Consejo de Medios designado, irresponsable, que sigue los dictados del gobierno en la asignación de licencias de transmisión. Emite multas severas por las llamadas infracciones a la Ley de Medios y está posibilitando la transferencia a gran escala de papel y medios de difusión a manos de oligarcas favorables al régimen. Parte del respaldo financiero para estas adquisiciones ha sido proporcionado por bancos estatales, que fueron adquiridos por los compinches de Orbán siguiendo las nuevas Regulaciones Bancarias. Como resultado de esto, la propaganda de Fidesz fluye sin parar desde todos los puntos de venta y hay una erradicación sistemática de todos los medios de la oposición. Solo quienes hablan y leen idiomas extranjeros pueden obtener noticias relativamente equilibradas, principalmente en Internet.

El sistema húngaro de votación parlamentaria

Al mismo tiempo, todo el sistema parlamentario se ha inclinado para favorecer a los partidos más grandes y poderosos. El sistema de votación parlamentario húngaro se basa en una dualidad de elecciones en distritos electorales y de listas de partidos. Hay 199 escaños en el parlamento, de los cuales 106 son elegidos en distritos electorales en un sistema de mayoría directa para el primero, y 93 por los votos emitidos para las listas de los partidos que pueden o no presentar a candidatos individuales en los distritos electorales. Agréguese a esto que el umbral parlamentario es del 5 por ciento para tener diputados asignados, o si se forma una coalición, entonces será un múltiplo del 5 por ciento para cada partido en la coalición.

Además, hay otro giro que significa que algunos votos cuentan dos veces. La lógica es la siguiente: después de que alguien consigue un distrito electoral, todos los votos para ese candidato a partir del voto adicional que necesita para ganar a su oponente más cercano se vuelven superfluos y por lo tanto se reasignan para la lista del partido de ese candidato. Por lo tanto, las grandes partidos con un gran número de candidatos tienen una ventaja muy injusta.

Así es como Fidesz obtuvo la mayoría de dos tercios en 2014 de parlamentarios con solo el 45 por ciento de los votos populares emitidos. Y eso es casi exactamente lo que han hecho nuevamente. Cuando un sistema es así de torcido, no es fácil derrocar a un gobierno de la mafia atrincherado.

Arriba se pueden ver los votos conseguidos por los 5 partidos que tenían más del 5 por ciento de los votos y, por lo tanto, podrían tomar su parte de los votos "excedentes" reasignados. La primera columna a la izquierda es el nombre del partido, la siguiente es el número de votos reales emitidos, luego los votos reasignados y finalmente el total. Los partidos más pequeños tienen proporcionalmente más votos reasignados que los partidos grandes, pero numéricamente ninguna cantidad de proporcionalidad puede compensar la injusticia de que algunos votos cuenten dos veces.

Además de esto, tres días después de las elecciones se está volviendo cada vez más claro que no solo el sesgado sistema electoral favorece a Fidesz, sino que también el gobierno puede haberse involucrado en el fraude electoral tradicional. Hay un cierto impulso detrás de la demanda de un recuento nacional, o al menos para aquellos distritos electorales donde hubo anomalías entre la circunscripción y las secciones de la lista de partidos de la votación. La avería completa del sistema nacional de computadoras electorales a partir de las 11 de la mañana del domingo (y la promesa de que solo volvería a estar en línea el siguiente fin de semana) también han suscitado dudas. El informe preliminar de los observadores de la OSCE también señala "retórica intimidante y xenófoba, sesgo de los medios y financiación opaca".

La crisis de los refugiados y su efecto en el comportamiento electoral

En las condiciones de pobreza generalizada y atraso, y dada la falta de oposición creíble, Orbán también azotó la histeria xenófoba para reunir a una parte de la población detrás suya. La crisis de refugiados de los últimos dos o tres años le brindó a él y a su partido una maravillosa oportunidad de utilizar a los migrantes como chivos expiatorios prefabricados, contra quienes liderar una cruzada.

Cuando cientos de miles de personas pasaron por Hungría en 2015 en su camino a Alemania y Escandinavia en una de las mayores olas de refugiados en los tiempos modernos, ninguna de ellas quería establecerse en Hungría. Sin embargo, el trato cruel que recibieron del gobierno húngaro y la cobertura de los medios hostiles crearon algunas situaciones de crisis que los hicieron visibles para la población. Dormían en las calles, en las estaciones de ferrocarril, etc., lo que no querían hacer, pero se vieron obligados a hacerlo por la obstrucción gubernamental de cualquier medio de transporte.

La falta total de cuidado hacia ellos en términos de saneamiento, comida, bebida, etc. impuesta por el gobierno húngaro, fue utilizada por los medios de comunicación para retratar a los migrantes desesperados como hordas de bárbaros invadiendo el país. A los ojos de las damas y caballeros de clase media, así como de los desesperadamente pobres, esto seguramente provocaría una reacción de miedo y pánico. Las escenas desagradables en la frontera serbia en Röszke en 2015, cuyo video viajó alrededor del mundo en ese momento, fue presentado como un ataque a la policía por parte de "hordas extranjeras", aunque la verdad fue exactamente la contraria. La construcción de la valla de alambre de púas a lo largo de la frontera serbia y croata y el tratamiento inhumano de los pocos refugiados que solicitaron permanecer en Hungría se utilizaron para aumentar la histeria y mostrar al partido gobernante y al hombre fuerte Orbán, como los protectores del pueblo húngaro.

Yendo cada vez más hacia la derecha y llegando a ser apenas distinguible de Jobbik (el partido de extrema derecha), es muy probable que muchos seguidores de Jobbik se unieran y votaran por Fidesz como el partido más grande en el que había más posibilidades de acercarse al comedero.  A pesar de muchas expectativas de lo contrario, Jobbik lo hizo muy mal, con su líder, GáborVona, perdiendo su propio escaño.

La campaña "Parar a Soros"

Además, Orbán, similar a otros demagogos como Donald Trump en EE.UU y Recep Tayyib Erdogan en Turquía, ha tratado de canalizar el estado de ánimo anti-establishment contra la UE y los grandes capitalistas internacionales.

Uno de los objetivos de esta campaña fue George Soros, un multimillonario judío de ascendencia húngara, que fue señalado usando métodos de propaganda similares a los descritos y ridiculizados por Orwell en 1984. Esto resultó en miles de millones de florines en carteles gigantes demonizando a Soros como alguien que emplea a agentes en Hungría para que trabajen para él, y que ayudarían a forzar la presencia de millones de refugiados en el país, si Fidesz no volvía a ganar.

Esto también desemboca en el aumento general del antisemitismo, sobre el que el gobierno de Orbán, aunque muy buen amigo de la extrema derecha de Israel, se ha apoyado cada vez más, junto con la propaganda anti-gitana.

Todo esto es una apelación demagógica al clima de odio hacia las compañías multinacionales que, ayudadas por gobiernos socialistas anteriores, desmembraron las compañías estatales que formaron la base de la economía planificada previa, y en general lideraron el ataque contra la clase trabajadora después del fin del gobierno estalinista. Así, mientras Orbán preside un gobierno monstruosamente corrupto de los súper ricos, pudo presentarse como una figura anti-establishment.

Orbánomics

Finalmente, a diferencia de Europa occidental, la economía húngara ha crecido entre 1 y 3 por ciento anualmente desde 2013. Solo en 2017 se estima que la economía creció alrededor del 4 por ciento. Este crecimiento se basa, por un lado, en los subsidios masivos de la UE, pero también en la afluencia de capital. La mano de obra barata de Hungría, la proximidad a Europa occidental y su pertenencia a la UE la convierten en un área atractiva de inversión en producción. En 2016, las exportaciones representaron casi el 90 por ciento del PIB. De estos, por poner un ejemplo, el 17 por ciento provino de las exportaciones de los productos Audi, Opel y Suzuki.

El crecimiento económico también le ha dado al gobierno un margen de maniobra. Por ejemplo, si bien los beneficios por desempleo se han reducido drásticamente, el gobierno ha ampliado el esquema de 'empleo', que ahora abarca a cientos de miles de personas. El plan paga a las personas aproximadamente el 70 por ciento del salario mínimo exiguo, pero más del doble de la tasa de inanición de los subsidios por desempleo. A cambio, a los participantes se les asignan tareas públicas extrañas, como limpiar o construir una valla de alambre de púas a lo largo de las fronteras del país para impedir que los inmigrantes entren al país.

Sin embargo, en muchos períodos, las personas en workfare (un programa de trabajo en obras públicas para desocupados) tienen poco qué hacer. Aunque el desempleo de larga duración sigue siendo alto, alrededor del 50 por ciento de los desempledos, el desempleo oficial disminuyó del 11 por ciento en 2011-2012 al 3,8 por ciento en febrero de 2018. Por supuesto, el plan también reducirá los salarios en el sector público a largo plazo. Otros esquemas similares de subsidio para apoyar a compradores de vivienda y familias jóvenes están dirigidos a las clases medias. Esencialmente, Orbán está usando una pequeña parte del crecimiento económico para pagar su camino hacia la paz social.

Por poner un ejemplo, en una aldea pequeña de aproximadamente 350 habitantes que había dejado tendencias en el pasado, la votación fue la siguiente:

Fidesz (partido de gobierno): 128

Jobbik (extrema derecha): 50

MSZP (partido socialista): 7

LMP (uno de los partidos liberales): 3

Independiente: 1

El denominador común (un partido falso): 1

El giro al Fidesz es marcado, considerando el desempeño muy pobre de un candidato de Fidesz en las elecciones para la alcaldía del año pasado en el mismo pueblo. Una gran proporción de la población en este pueblo está en workfare. No tienen ilusiones particulares en Fidesz, pero el aquí y ahora es un maestro estricto. Cuando estás en workfare y podrías perderlo con un lápiz, las opciones que tienes frente a ti son muy pocas. Cuando vives en la pobreza más profunda, como viven muchos hoy en Hungría, una bolsa de papas, un poco de aguardiente o pan te asegurarán que votes de la "manera correcta".

Las amenazas de Orbán (probablemente ciertas) de que los programas como workfare serían abolidos y los medios de vida de las personas estarían en riesgo si Fidesz no regresaba, se calcularon para crear una atmósfera de miedo existencial, para hacer que las personas fueran sugestionables en las elecciones. Los millones pobres, los romaníes desposeídos en las zonas más pobres del campo, pero también muchos ciudadanos y personas educadas, que se tragaron las campañas de odio de Orbán, acudieron en masa el domingo para votar por Fidesz y contra la amenaza percibida para su sustento, trabajo y seguridad.

Orbán tiene razón en que a los partidos actuales no les interesa el destino de los pobres, pero tampoco a él le interesa. La diferencia es que, al contrario de los otros partidos, se considera que el gobierno de Orbán ha proporcionado cierta estabilidad, aunque esto se ha relacionado principalmente con el estado general de la economía mundial.

¿Cómo avanzar desde este punto?

Muchos de los intelectuales de izquierda (con el sentido usual y altivo de la superioridad pequeñoburguesa) culpan a los estúpidos y sugestionables campesinos, que parecen haber votado en contra de sus propios intereses. También hay una tendencia a culpar a la falta de unidad en la izquierda. Esto podría tener un elemento de verdad, pero los defensores de un frente popular, que habría incluido al partido Jobbik de extrema derecha, para destronar al gobierno, tienden a olvidar que las alianzas sin principios no tienen sentido, no duran mucho  y favorecen a quienes están en el poder.

Desilusionados con su propio fracaso, muchos de los jóvenes acomodados y los pequeños burgueses izquierdistas buscaron otras opciones. Aparentemente, la palabra más buscada en Google el lunes por la mañana en Hungría fue "emigración". Está bien para ellos, pero ¿qué debería hacer la gente común? No tienen esta opción. La pregunta que estas damas y caballeros no se hacen es: ¿cuál era la alternativa a Fidesz? ¿Dónde han diferido las políticas de la llamada izquierda de los izquierdistas liberales?

Para la gran mayoría de los húngaros, los socialistas no tienen nada que ver con su nombre, sino con un registro de recortes, austeridad, corrupción desenfrenada, privatización generalizada y ventas masivas de las antiguas compañías estatales a compañías multinacionales. Mientras tanto, a los ojos de esta gente, Fidesz utilizó la recuperación económica para ofrecer una pequeña porción de estabilidad a través de sus proyectos sociales. Los líderes socialistas no dan esperanza de continuar con esto si fueran elegidos.

En estas condiciones, Orbán fácilmente pudo avivar el terror entre los millones de pobres húngaros. Cuando el nivel de pobreza y desesperación es tan desenfrenado, las vacías promesas de reformas democráticas burguesas (y son vacías) no son suficientes para llenar el estómago de los pobres. Por lo tanto, al no ofrecerles una mejor alternativa, los pobres se unieron detrás de Fidesz por miedo. Los socialistas fueron fuertemente castigados, perdiendo un 13 por ciento en comparación con las elecciones anteriores. Además de unos pocos bolsillos de apoyo para la izquierda (o más bien bolsillos que Fidesz no logró penetrar), principalmente en Budapest y Szeged, el partido sufrió un colapso total en las urnas.

Por supuesto, desde entonces se han producido protestas y llamamientos a nuevas ideas, diferentes personas y diferentes métodos para vencer a Fidesz. Pero nadie está proponiendo una alternativa que rompa con el régimen capitalista en el país; eso, nadie está proponiendo una alternativa en absoluto. En estas condiciones, el gobierno de Orbán tiene espacio para maniobrar. Pero mientras tanto, las enormes presiones sobre las vidas de las masas continuarán acumulándose. Por ahora, sus frustraciones carecen de una salida.

Las masas húngaras tienen una gran tradición de luchar contra la injusticia, no el tipo de boxeo de sombras que Orbán está haciendo contra enemigos imaginarios para llevar la atención de las personas lejos del robo, la malversación y la corrupción. Las masas pueden y van a luchar contra la clase dominante, ya sea extranjera o nacional; esos explotadores, que se llevan una gran parte de la riqueza que las masas crean y la ponen en sus propios bolsillos. Y ese es solo el robo legal involucrado en todo el mundo capitalista. El hecho de que un estado mafioso promueva, habilite y fomente el robo institucionalizado, cuyas leyes están especialmente diseñadas para mantener a millones en la pobreza, es ampliamente reconocido en Hungría. Una vez que las masas se muevan, exigirán venganza contra estos gánsteres y su sistema.

Los resultados electorales han cegado a los liberales y a los reformistas, pero su problema real es que no pueden ver fuera de los marcos del sistema capitalista. Y, por lo tanto, sus 'alternativas' no consiguen ningún apoyo. A partir de esto, falsamente deducen que la gente está contenta con Orbán y su camarilla gángster capitalista. Pero la verdad es que Hungría está lista para una nueva fuerza revolucionaria, una que lidere, que tenga las ideas y el coraje para avanzar en un plan para romper con el sistema capitalista y conducir a la clase trabajadora al poder. Esto honraría a aquellos que dieron sus vidas en 1848 y 1956 en la lucha por la libertad, la prosperidad, la paz y un futuro para todos. Ese sería un llamamiento para agruparse al que muchos prestarían atención.