Europa
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Las protestas de los Gilet Jaunes (chalecos amarillos) en Francia están en un punto de inflexión. Enfrentado a la creciente radicalización de la protesta, que ahora amenaza la supervivencia de su gobierno, Macron cambió su tono desafiante y prometió "suspender" el aumento de los impuestos sobre los combustibles que provocó el movimiento. Este paso atrás se produjo después de las batallas callejeras del fin de semana entre miles de manifestantes y la policía que dejaron más de 200 heridos solo en París y resultó en al menos una muerte.

La clase obrera organizada ha comenzado a entrar en la lucha (aunque los líderes sindicales han sido arrastrados a ella), al igual que los estudiantes, que están ocupando sus instituciones en solidaridad y planteando sus propias demandas. Pero a pesar del intento de Macron de desactivar la situación, la explosión de rabia y frustración por los años de austeridad y desigualdad ha adquirido una lógica propia, y no será fácil hacer volver el genio a la botella.

Los acontecimientos del sábado y domingo marcaron el tercer fin de semana consecutivo de disturbios en la capital francesa. Miles de manifestantes tomaron las calles de París, aunque las cifras exactas no están claras, es cierto que más de 100.000 personas participaron en manifestaciones en todo el país. Esto es menos de lo que salió el fin de semana pasado (200.000 según las cifras oficiales, ampliamente subestimadas), pero el estado de ánimo era mucho más radical, y estaba claro que las demandas del movimiento se han movido mucho más allá de la cuestión del impuesto a los combustibles. Entre ciertas capas del movimiento hay un ambiente insurreccional y revolucionario. Los 5.000 que marcharon por los Campos Elíseos al mediodía del sábado gritaban y portaban las consignas "¡Poder para el Pueblo!" y "¡Macron dimite!" Muchos llevaban esta última consigna en sus chalecos.

Odio de clase

El movimiento de los chalecos amarillos comenzó inicialmente en ciudades periféricas, ciudades y áreas rurales de toda Francia (que dependen de vehículos personales para moverse, y por lo tanto se verán gravemente afectados por un mayor impuesto al combustible) e incluye a muchas mujeres y madres solteras. La mayoría son trabajadores de bajos ingresos, incluidas secretarias, trabajadores informáticos, trabajadores de fábricas, trabajadores de reparto y trabajadores de atención y cuidados: en resumen, las personas más afectadas por el aumento de los costes y el estancamiento de los salarios. Estas capas de clase trabajadora y clase media pobre están resentidas por los años de estar exprimidos por la austeridad y el aumento de los costes de vida, y ahora están expresando un profundo odio hacia los ricos y el gobierno de Macron que los representa.

Como Idir Ghanes, un técnico de computación desempleado de París de 42 años, dijo: "Tenemos salarios bajos y pagamos demasiados impuestos y la combinación está creando más y más pobreza... Por otro lado, están los ministros del gobierno y el Presidente con sus fabulosos salarios”. Otros manifestantes, como Marie Lemoine, de 62 años (una maestra de escuela de Provins) señalaron la naturaleza procapitalista e hipócrita de la política de Macron: "Somos el objetivo en lugar de las aerolíneas, las compañías navieras, aquellas compañías que contaminan más pero no pagan impuestos ... Macron es nuestro Luis XVI, y sabemos lo que le sucedió".

El carácter de clase de los chalecos amarillos, y su aversión por los ricos, se hizo evidente durante la manifestación en París el sábado. Actos de vandalismo golpearon el rico oeste y centro de la ciudad, con fachadas de tiendas destrozadas y saqueadas, decenas de caros automóviles quemados y el Arco de Triunfo cubierto de graffitis antigubernamentales, junto con la consigna: "Los chalecos amarillos triunfarán". Los manifestantes rompieron las ventanas de una tienda de Apple recién inaugurada y las lujosas boutiques de Chanel y Dior, garabateando "Feliz Caos" en una tabla de madera y fijándola a la fachada. Por supuesto, también hubo algunos elementos lumpen y criminales que aprovecharon esta situación, pero ese no es el personaje principal del movimiento.

Imágenes de destrucción fueron difundidas en toda la prensa francesa e internacional en un intento de debilitar y desacreditar a los chalecos amarillos. Sin embargo, una encuesta de Harris Interactive mostró un 72 por ciento de apoyo al movimiento hoy mismo, sin cambios desde hace quince días. En París, hubo una gran simpatía por los manifestantes, y las expresiones de ira se consideraron legítimas. "Estoy totalmente detrás de los 'Gilets Jaunes'", dijo George Dupont, residente en el distrito 16 de París, a La Province. “El estado ha robado dinero a los franceses. Es hora de que lo devuelvan". La maestra asistente Sandrine Lemoussu, de 45 años, quien viajó desde Borgoña para protestar, estuvo de acuerdo y dijo que la gente estaba harta de Macron. “La gente está revuelta. La ira aumenta cada vez más, y el presidente desprecia a los franceses. No estamos aquí para destruir cosas, pero la gente ya está harta".

Enfrentamientos policiales

Las autoridades no estaban preparadas para la magnitud de los disturbios. Hubo batallas campales en la parte superior del bulevar de los Campos Elíseos y en varios sitios de la ciudad, incluyendo la Ópera y la Plaza de la Bastilla. A pesar de lanzar cañones de agua, estiércol, gas lacrimógeno y porras contra la multitud, la policía se vio abrumada en más de una ocasión cuando la multitud arrojó proyectiles a sus filas y los hizo retroceder. Frederic Lagache, del sindicato de policías Alliance, pidió un estado de emergencia y dijo que se deberían traer "refuerzos del ejército" para proteger los monumentos públicos, para aliviar la presión de la policía.

En algunos casos, la policía simplemente se negó a reprimir a los manifestantes, como se puede ver en un video viral grabado en la ciudad de Pau, en el suroeste de Francia. El video muestra una fila de policías antidisturbios que se enfrentan a un gran grupo de chalecos amarillos y se quitan los cascos para indicar que no atacarán, para saludar y aplaudir a la multitud. Al parecer, esto no fue una muestra genuina de simpatía, sino el resultado de un acuerdo entre el jefe de policía local y los chalecos amarillos ("detendremos nuestra manifestación y retirará su equipo antidisturbios"). Sin embargo, las imágenes ciertamente confirman la confianza del movimiento y la debilidad de la policía.

Como era de esperar, la clase capitalista está horrorizada ante las protestas. No solo porque es malo para los negocios durante el período navideño o debido a la creciente escasez de combustible debido a los bloqueos espontáneos en los depósitos, sino por el temor a que este movimiento se convierta en una amenaza para el régimen en su conjunto. Jeanne d'Hauteserre, la alcaldesa del distrito 8 de la ciudad de París, cerca del Arco del Triunfo, le dijo a BFM TV: "Estamos en un estado de insurrección, nunca he visto algo así". Varios representantes regionales del gobierno central hablaron anónimamente a Le Monde de una situación "explosiva y casi insurreccional" o "pre-revolucionaria". También señalaron que fue un sector de la población que se alzó contra los impuestos lo que provocó la revolución de 1968. Un representante concluyó: "Lo que más se expresa es el odio al Presidente de la República".

Hipocresia de Macron

Macron (quien estaba a miles de kilómetros de distancia en la reunión del G20 en Argentina), respondió a los acontecimientos del fin de semana amenazando con declarar un estado de emergencia y condenando la destrucción, diciendo que "nunca aceptará la violencia". En general, el gobierno ha intentado crear divisiones en los chalecos amarillos distinguiendo entre los "reclamos legítimos" de los manifestantes "pacíficos" y los "grupos radicales violentos" que se han infiltrado en el movimiento. "Lo que sucedió en París no tiene nada que ver con la expresión pacífica de ira legítima", dijo Macron el sábado al final de la cumbre del G20. "Ninguna causa justifica que la policía sea atacada, los negocios saqueados, los transeúntes o los periodistas sean amenazados, o que el Arco de Triunfo sea profanado". Mientras tanto, el ministro del Interior, Christophe Castaner, argumentó que los elementos "ultra-derecha" y "ultra-izquierda" habían incitado a "las personas que acababan de llegar a París a causar estragos".

Si bien es cierto que hubo elementos lumpen y de extrema derecha en las manifestaciones durante el fin de semana, estos fueron marginales. Desde el principio, el movimiento de los chalecos amarillos ha penetrado en capas muy profundas de la sociedad, con votantes del Frente Nacional y elementos de la clase media que participan junto a la clase trabajadora y sindicalistas. Pero a medida que el movimiento comienza a radicalizarse y la huella de la clase trabajadora aumenta, gran parte de la basura de la derecha se está desechando y las contradicciones de clase se han vuelto más claras. Por ejemplo, otro video viral muestra a Yvan Benedetti, ex presidente del grupo ultranacionalista L'Œuvre française (él mismo vestido con una chaqueta de alta visibilidad), siendo atacado y expulsado por antifascistas de los chalecos amarillos.

Sin embargo, es cierto que la falta de organización y de dirección en el movimiento lo abre a elementos oportunistas. Esto podría ser resuelto con la participación decidida del movimiento obrero francés. Pero la crítica de Macron a la "violencia" de los chalecos amarillos apesta a hipocresía dada la violenta represión que los manifestantes han soportado del Estado francés. Están circulando videos en línea de bandas de policías antidisturbios que persiguen y golpean brutalmente a manifestantes aislados y desarmados.

También está el caso de una mujer de 80 años que murió en Marsella luego de recibir un golpe en la cara por un bote de gas lacrimógeno disparado por la policía mientras estaba en su balcón, y la de un hombre de 20 años que ha quedado en coma después de un enfrentamiento con la policía. Esto no incluye la violencia estatal previamente empleada por el gobierno de Macron para reprimir otras huelgas y manifestaciones (como durante las movilizaciones contra la austeridad en 2017, y las huelgas de trabajadores ferroviarios lideradas por la CGT a principios de este año), y el terrible sufrimiento ya inflingido a los franceses por años de austeridad. Los chalecos amarillos son la manifestación inevitable de toda la frustración y el dolor que las masas francesas han estado acumulando. Finalmente han alcanzado el punto de ruptura y han desatado su ira contra el gobierno.

Solidaridad de las bases

Como hemos informado anteriormente, los principales líderes del movimiento obrero han intentado distanciarse de los chalecos amarillos, alegando que "no marcharán con el FN". Pero de esta manera, abandonaban el campo a la extrema derecha para que intente controlar el movimiento demagógicamente y descarrilarlo. Sin embargo, sindicalistas de la CGT de base, en oposición a su propia dirección, han ofrecido esporádicamente solidaridad al movimiento desde el principio y varias secciones (FNIC, UD13, UD31, etc.) pidieron huelgas y ocupaciones en solidaridad con el movimiento contra el impuesto al combustible. Esto ejerció presión sobre la dirección, quien finalmente accedió a convocar una acción conjunta el sábado. Como resultado, varios manifestantes, compuestos por chalecos amarillos y miembros de la CGT, marcharon juntos en la Plaza de la República en París. Sin embargo, debido a la falta de una planificación adecuada, la manifestación fue bastante pequeña. Aún así, los trabajadores de la CGT (algunos de ellos con chaquetas rojas, otros con amarillas) se destacaron durante todo el día.

La amplitud de las protestas contra el aumento de impuestos de Macron ha resultado en una convergencia de demandas y reclamos de toda la sociedad, y varias capas de la clase trabajadora han entrado espontáneamente en la lucha. Por ejemplo, el domingo, los paramédicos se enfrentaron con la policía antidisturbios el domingo cuando docenas de ambulancias se unieron a las protestas en la Plaza de la Concordia, bloqueando un puente cerca de la Asamblea Nacional. Además de apoyar la lucha de los chalecos amarillos contra el aumento del impuesto sobre el combustible, estos trabajadores se oponen a una serie de reformas de la seguridad social y de la salud que dicen podrían afectar sus servicios. Un manifestante dijo a la agencia Reuters: "[Las reformas] nos aplastarán financieramente y destruirán a nuestras compañías".

Los estudiantes también han comenzado a vincularse con el movimiento. La semana pasada, las organizaciones estudiantiles de varias universidades importantes (entre ellas Montpellier, Nantes, Rennes) convocaron asambleas generales para discutir un nuevo proyecto gubernamental para aumentar las tasas estudiantiles y la campaña en curso para detener la introducción de criterios de selección para la admisión en la universidad y limitar el acceso a ciertas carrera de prestigio. Estas asambleas plantearon la cuestión de unirse a los chalecos amarillos, en parte para promover sus propias demandas, lo que plantea la posibilidad de un movimiento estudiantil a nivel nacional en solidaridad con los chalecos amarillos.

Posteriormente, durante la semana pasada, más de 300 escuelas secundarias han sido ocupadas y bloqueadas en todo el país, incluso en la ciudad sureña de Toulouse y en Créteil en el área de París. Varios estudiantes de secundaria fueron arrestados después de que la policía antidisturbios fuera llamada a la escuela secundaria Jean-Pierre Timbaud en Aubervilliers, en los suburbios del norte de París. Están circulando en línea videos de policías que disparan granadas de humo a los adolescentes, a quienes se les muestra siendo pateados conforme avanza la policía. Alrededor de 1.000 alumnos, muchos con chalecos amarillos, se manifestaron en Niza y corearon "¡Macron, dimite!" y fotografías de una protesta estudiantil en Burdeos muestran a la policía antidisturbios usando porras para golpear a los jóvenes manifestantes. En otra manifestación en Marsella, los estudiantes secundarios fueron protegidos de la policía antidisturbios por delegados sindicales de la CGT. Los estudiantes universitarios y de secundaria también participaron ampliamente en las manifestaciones durante el fin de semana.

Una retirada parcial

A medida que la presión ejercida sobre el gobierno de Macron se acumulaba, en una reunión con líderes de los partidos de la oposición el lunes, Edouard Philippe, primer ministro, se enfrentó a llamamientos de todas las partes para que sofocara los disturbios eliminando el aumento de impuestos. Marine Le Pen intentó reforzar su imagen demagógicamente pidiendo al gobierno que pusiera fin al aumento de combustible, mientras que Jean-Luc Mélenchon no solo pidió la eliminación “inmediata e incondicional” del aumento de impuestos, sino también que Macron renunciara.

El gobierno finalmente anunció hoy que "suspendería" el aumento del impuesto sobre el combustible, en un intento de aplacar a los manifestantes. Stanislas Guerini, quien el sábado fue elegido el nuevo líder de La République en Marche de Macron, dijo a la radio RTL: "Debemos apaciguar el país".

Si bien esta retirada forzada es una validación de la acción radical de los chalecos amarillos, en realidad es una concesión muy pequeña que, de hecho, no resuelve nada, ya que se suma a décadas de aumento de impuestos y también se han programado más tarifas para 2019. Este movimiento simplemente tiene la intención de dividir y desmovilizar las protestas y darle al gobierno el tiempo para recobrar el aliento y reagruparse. Sin embargo, podría resultar demasiado poco y demasiado tarde, dadas las conclusiones extremadamente radicales que han sacado los chalecos amarillos, que desde hace mucho tiempo han ido más allá de la cuestión de los precios del combustible. Esto se ha convertido en un movimiento sobre las injusticias crónicas de la sociedad francesa. Si bien algunas capas moderadas podrían retirarse, la mayoría probablemente no estará satisfecha hasta que el gobierno de Macron sea derribado. Además, el movimiento incluso está empezando a extenderse internacionalmente. Manifestantes en Bélgica destruyeron el viernes varios vehículos policiales y arrojaron piedras a la oficina del primer ministro, Charles Michel, pidiendo su renuncia por los altos impuestos y los precios de los alimentos; y los bajos salarios y pensiones. Estos manifestantes "imitadores" llevaban chalecos amarillos de alta visibilidad y bloquearon calles en Bruselas con piezas de andamios que impedían el tráfico. Queda por verse si esto representa una tendencia genuina o un desarrollo a corto plazo, pero refleja el hecho de que existen contradicciones sociales similares en toda Europa.

El problema de la dirección

A lo largo de todo el movimiento de los chalecos amarillos, un problema importante ha sido la falta de coordinación y de dirección adecuados. Hay elementos dentro del movimiento que se resisten a la presencia de la "política", en forma de partidos políticos o sindicatos, y que presentan a los chalecos amarillos como un fenómeno únicamente "antipolítico". Los chalecos amarillos no tienen estructuras formales ni dirección electa, sólo un número de "portavoces" no elegidos, que reflejan el carácter político confuso y heterogéneo del movimiento en su conjunto. Algunos de éstos están muy a la derecha, incluido Christophe Chalençon, quien pidió a Macron que renuncie a favor del general Pierre de Villiers: un ex jefe reaccionario de las fuerzas armadas francesas, a quien Chalençon llamó un "verdadero comandante". Sin embargo, a medida que el movimiento ha madurado y se ha vuelto más radical, ha comenzado a ir más allá de estas figuras accidentales. Los portavoces moderados, Jacline Mouraud y Benjamin Cauchy (el último de los cuales ha sido echado del movimiento de los chalecos amarillos en Toulouse), querían aceptar una invitación para "negociar" con el Primer Ministro, pero se vieron obligados a dar marcha atrás tras la indignación de miembros de base de los chalecos amarillos, que sospechaban que cederían en las demandas más radicales del movimiento, que incluyen la disolución de la Asamblea Nacional.

Debe hacerse un llamamiento a los chalecos amarillos para convocar asambleas generales (que algunos grupos de chalecos amarillos ya han comenzado a solicitar), y elegir una dirección democráticamente responsable que pueda traducir la energía en las calles en un programa de acción. Este es un llamamiento que los sindicatos están en  una muy buena posición para hacer, pero hasta ahora, la oportunidad no ha sido explotada. De hecho, el campo está muy abierto al movimiento obrero para proporcionar liderazgo y un programa radical de clase a los chalecos amarillos. Los sindicatos y la Francia Insumisa, en particular, deben aprovechar el impulso que este movimiento ha creado para movilizar a favor de una ofensiva general contra Macron. La política actual de los líderes sindicales ha sido muy insuficiente. La CGT está convocando un "gran día de acción" para el 14 de diciembre, que, dado el rápido ritmo de los acontecimientos, es demasiado tiempo para esperar. Además, el movimiento ya ha visto muchos "grandes días de acción" y pocos resultados. Lo que se necesita es una huelga general de 24 horas, como punto de partida para una serie de huelgas renovables, con el objetivo de derribar al gobierno.

Manif CGT

Foto: CGT

La Francia Insumisa, para mérito suyo, criticó las vacilaciones de la CGT y respaldó las demandas de los chalecos amarillos desde el principio. Sin embargo, también ha pedido a Macron que acepte una serie de demandas "progresivas" (cancelar los aumentos de impuestos sobre el combustible, reintroducir los impuestos progresivos sobre las personas con altos ingresos y asignar 40.000 millones de euros de créditos fiscales a las empresas para la "transición ecológica"), o dimitir. Esto es utópico: Macron no hará ninguna de las dos cosas, y continuará combinando pequeñas concesiones con la represión. En lugar de presionar a Macron para que encuentre "una salida a la crisis", deberían explicar que no existe una solución bajo el régimen burgués actual. Por lo tanto, el objetivo solo puede ser derribar al gobierno de Macron, que solo representa los intereses de la clase capitalista. Pero Mélenchon no ha estado clarificando qué hay detrás del conflicto en líneas de clase. Él ha estado minimizando el carácter de clase de los chalecos amarillos, que describió como una "revolución de los ciudadanos" por una "nueva acción histórica: el pueblo".

Pero ninguna de las demandas más amplias del movimiento se puede lograr sin la lucha de la clase trabajadora, que tiene la capacidad de paralizar al país y dejar al gobierno suspendido en el aire, como en mayo de 1968. Es por eso que la huelga coordinada y generalizada —unificar a los trabajadores de todos los sectores con la juventud radicalizada— es el único camino hacia la victoria. No importa qué suceda con este movimiento en particular, está claro que se ha abierto un nuevo capítulo en la lucha de clases en Francia, donde, como dijo Frederick Engels, la lucha de clases siempre se lleva hasta el final.