Mundo árabe y oriente medio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La gran manifestación del 1 de noviembre marca un punto de inflexión para el movimiento argelino Hirak, que se desarrolla desde hace 37 semanas de forma ininterrumpida. El régimen ha decidido convocar elecciones presidenciales el 12 de diciembre, que las masas han rechazado correctamente. La consigna de una huelga general para detener las elecciones y forzar el derrocamiento del régimen está ganando terreno.

El 1 de noviembre, Día de la Revolución, es un día festivo nacional en Argelia, que marca el inicio de la guerra revolucionaria por la independencia de 1954. Cientos de miles de personas salieron a las calles de la capital, Argel, en una gran demostración de fuerza, justo después de que el régimen (ahora encabezado por Bensalah, pero en la práctica dirigido por el jefe militar Ahmed Gaid Salah) anunciara las elecciones presidenciales del 12 de diciembre. Los manifestantes temían que el régimen bloqueara las entradas a la ciudad como lo había hecho antes, por lo que decenas de miles de personas viajaron desde todo el país el día anterior y pasaron la noche en Argel a la espera de la gran protesta del 1 de noviembre. Al intentar impedir el éxito de la manifestación, el régimen en efecto creó una situación en la que decenas de miles ya estaban tomando las calles la noche anterior. El ambiente era desafiante y había un sentimiento de fuerza.

En la práctica, el movimiento de protesta de Hirak ha reivindicado como propia la guerra por la independencia contra el dominio colonial de 1954 a 1962, privando al régimen de toda legitimidad que pudiera reivindicar como heredero de esa tradición. El domingo 30 de junio, el régimen detuvo a Lajdar Buregaa, un veterano de la guerra de liberación de 86 años, por sus críticas al líder del ejército Salah y a sus elecciones presidenciales amañadas. Buregaa fue encarcelado por el cargo de "socavar la moral del ejército en tiempo de paz". Cuando compareció ante el juez el 22 de octubre, se negó a responder a ninguna pregunta, diciendo que no reconocía el sistema de poder y que no estaba dispuesto a traicionar a los Hirak. Muchos llevaban máscaras con su cara en la manifestación.

Enfatizando el divorcio entre el régimen y la tradición de la guerra de liberación, otros dos icónicos veteranos del Frente de Liberación Nacional (FLN) -las mujeres bombarderas Djamila Buhired y Zohra Drif- también se han unido al movimiento Hirak y han marchado contra el régimen. El Ejército Nacional del Pueblo, que ha intentado reivindicar su legitimidad como sucesor del Ejército de Liberación Nacional, ha sido objeto de una profunda denuncia.

Las multitudes estaban muy conscientes de esta conexión y entre los eslóganes que cantaban estaban: "Les généraux à la poubelle, wa el djazair teddi el istiqlal" y "Ya Ali Amar baldi fi danger, n-kemlou fiha la bataille d’Alger" (“Los generales a la basura, Argelia recuperará su independencia”; y “Hey, Alí Mar, mi país está en peligro, completaremos la batalla de Argel") en referencia al héroe de la lucha por la independencia Ali Amar, también conocido como Ali Lapointe, y al papel que desempeñó en la batalla de Argel. Hubo otros cánticos que vinculaban la lucha actual con la revolución independentista: "Yal Haues, el mudjahidine fel habs" ("El Haues [un comandante martirizado del FLN] los mudjahidine [combatientes] están en la cárcel") en referencia al arresto de Buregaa). Algunos se enfrentaron a los gritos de la policía: Hadi dawla wala istiimar" ("¿Es un estado o una potencia colonial?")

Estado de ánimo desafiante

Un artículo en la prensa explica lo que sucedió en la víspera del 1 de noviembre:

"Manifestantes que llegan de todo el país, desafiando los puestos de control de la gendarmería y los controles policiales. Y fue temprano en la noche cuando todo comenzó. Un primer grupo de jóvenes de la vecina Wilayas improvisó una manifestación que cruzó el bulevar Amiruche hasta Grande-Poste donde, poco a poco, por decenas y luego por centenas para convertirse en unos pocos miles, se reunieron.... No esperaron hasta las 20h. ni a las 23:59, como se sugiere en Facebook ¡El Mehraz (mortero de bronce tradicional) es ahora! Muchos de estos míticos utensilios de bronce se encontraron fuera con la misión, al mismo tiempo, de hacer ruido al dirigirse al Hirak y de hacer sonar la campana de la muerte del sistema. El ambiente es festivo, alegre. De buen humor. Hasta que se ordenó a las fuerzas policiales, que antes estaban en espera, que repelieran a la creciente multitud más allá del perímetro de la Avenida Jettabi. El desalojo es brutal. Sin cuidado. Pero los manifestantes insisten. Persistente. Y eso durará buena parte de la noche. Entre Diduche Murad, Place Audin, Place des Martyrs. Los cañones te recordarán que es medianoche. Esta vigilia resultará en el arresto de unas 200 personas, de acuerdo con testigos oculares confiables, alrededor del TNA".

Vale la pena reproducir un relato de la manifestación publicada por Inter Lignes Algerie bajo el título "Un millón de enérgicos manifestantes el 1 de noviembre: respuesta histórica al poder establecido":

"... los argelinos, apegados a los ideales de la gloriosa revolución, se movilizan masivamente para marcar a su vez la historia de Argelia después de la independencia. Tsunami", "marea humana", "oleada"... Todas las clasificaciones no serán suficientes para describir la gran movilización popular registrada hoy no sólo en Argel, sino también en todas las ciudades del país. Millones de ciudadanos, sin riesgo de error, han invadido las calles del país para exigir la consumación de la independencia, cuyo curso fue desviado al día siguiente de la salida del colonizador...... Como era de esperar, la capital ha sido testigo de una de las marchas más movilizadoras desde el inicio del movimiento popular del 22 de febrero.

"... Pero cientos de personas pudieron acceder a Argel, algunas de las cuales pasaron la noche bajo las estrellas. Desafiando la fatiga y a los policías que los perseguían, fueron los primeros en la calle en dar el pistoletazo de salida a esta gran marcha. Esta última comenzó en las primeras horas de la mañana. La calle Diduche Murad, la plaza Audin y el Grand Poste se llenaron de personas a partir de las 10 de la mañana. Fue un precursor del éxito de la marcha.

"Alrededor de las 13:30 horas, las calles de la capital utilizadas habitualmente por los manifestantes ya estaban llenas de gente. Era difícil encontrar el camino entre la multitud de manifestantes que entraban en estos barrios, que se extendían a lo largo de varios kilómetros: La calle Hassiba Ben Buali que va del 1 de mayo a la Grande Poste, el bulevar Zighut Yucef que va de la plaza de los mártires hacia Argel-Centro y la calle Diduche Murad que baja hasta la plaza Audin estaban saturadas".

Significativamente, y en señal del estado de ánimo desafiante, se izó la bandera amazigh del pueblo bereber, que el general Gaid Salah había prohibido a mediados de junio. El miércoles anterior a la marcha, Salah había hecho hincapié en la prohibición de ondear la bandera amazigh, amenazando a aquellos que desobedecieran con cinco años de prisión por el inventado delito de "lesión al emblema nacional". A pesar de las amenazas, la bandera amazigh se exhibió con orgullo en la marcha, con miles de personas gritando "iwa nigui imazighen" ("somos amazigh"), lo que finalmente llevó a más detenciones.

La gran manifestación de Argel fue el centro de atención del día, pero también hubo grandes manifestaciones en todos los pueblos y ciudades del país. El movimiento de protesta de masas, que comenzó en febrero, logró primero posponer y luego cancelar las elecciones presidenciales, y finalmente forzó la dimisión de Buteflika en abril. Desde entonces, el régimen ha estado tratando de reconstruir su legitimidad con una combinación de palo y zanahoria. Ha habido represión selectiva, con el arresto de activistas y figuras prominentes de la oposición, pero cada vez que el ejército ha intentado utilizar la represión abierta contra el movimiento, se ha encontrado con una protesta aún mayor por parte de las masas.

Creyendo que el movimiento estaba empezando a debilitarse después de ocho meses de manifestaciones semanales, los militares pensaron que era el momento adecuado para dar un paso adelante. Sin embargo, la convocatoria de elecciones presidenciales por parte de la odiada junta militar sirvió de acicate para que la gente saliera a las calles en mayor número que antes. La enorme avalancha de oposición del 1 de noviembre deja al régimen en una posición muy debilitada, pero aún en el poder. Las elecciones se han convertido en un punto central en la lucha entre el poder oficial del régimen militar y el poder de las calles.

La huelga total de los jueces y magistrados es una demostración de cómo la crisis revolucionaria está afectando incluso a sectores del aparato estatal. La huelga, convocada por la Unión Nacional de Magistrados (SNM), se inició el 24 de octubre en defensa de la independencia de los tribunales frente a la intervención del gobierno, y exigiendo la dimisión del ministro de justicia. Más de 3.000 jueces y magistrados participaron del movimiento. Después de una semana de huelgas, el domingo 3 de noviembre, se produjeron escenas sin precedentes cuando el gobierno decidió enviar a la policía antidisturbios a desalojar el Palacio de Justicia de Orán, que había sido ocupado por los jueces. El martes 5 de noviembre, los dirigentes sindicales del SNM decidieron suspender la huelga, pero fueron recibidos por un levantamiento de sus propias filas, negándose a acatar el llamamiento a regresar al trabajo. Estamos hablando de jueces, no de estibadores combativos.

Completar la revolución

El movimiento Hirak ha puesto al régimen contra las cuerdas. El pueblo argelino, los trabajadores, los pobres, los campesinos y sobre todo los jóvenes, han demostrado una enorme voluntad de lucha, un gran coraje frente a la represión y resistencia durante las 37 semanas que el movimiento ha durado hasta ahora. Lo que falta es una estrategia clara para asestar un último golpe al régimen y derribarlo.

La idea de la necesidad de una huelga general se está extendiendo como un reguero de pólvora. El poderoso Sindicato Nacional de Trabajadores de la Energía ya convocó una huelga de tres días del 5 al 7 de noviembre por razones abiertamente políticas en apoyo de los Hirak. Los maestros de escuela también están en huelga, los trabajadores de seguros se declararon en huelga el domingo pasado y los trabajadores bancarios amenazan con una huelga nacional. Al mismo tiempo, la ciudad combativa de Bejaïa quedó paralizada por un movimiento de huelga general el 5 de noviembre, en el que participaron tanto sindicatos autónomos como afiliados locales de la central sindical oficial, UGTA. El movimiento huelguístico, que también afectó a otras partes del país, coincidió con las manifestaciones estudiantiles semanales de los martes, que han corrido en  paralelo a las manifestaciones principales de cada viernes. Animados por la demostración de fuerza del 1 de noviembre, esta vez las manifestaciones fueron más grandes de lo habitual. Uno de los sindicatos que convocó a una huelga general, COSYFOP, anunció que 36 willayas (provincias) se habían unido al movimiento huelguístico.

Este es claramente el camino a seguir. Una huelga general masiva paralizaría el país y pondría de rodillas al régimen militar. No estamos hablando de una huelga de protesta "normal", sino de una huelga general política que plantee la pregunta “¿quién dirige el país: Gaid Salah y los generales, o el movimiento Hirak?”

La organización de una huelga general política de masas es la única forma de derrocar al régimen y puede servir de base para la convocatoria de una Asamblea Constituyente Revolucionaria en la que los trabajadores y los campesinos puedan decidir el futuro del país de manera democrática. Para lograrlo, se deben crear comités de huelga y acción en todos los lugares de trabajo, escuelas y universidades, en todos los barrios obreros, y coordinarse a nivel de las willayas y a nivel nacional a través de una red de representantes electos.

Las reivindicaciones democráticas y nacionales del movimiento (amnistía total, disolución de las fuerzas de represión, abajo los generales, respeto de los derechos nacionales de los amazigh, derecho de huelga sin represalias, sindicatos libres y democráticos) deben combinarse con las reivindicaciones económicas y sociales (atención sanitaria para todos, gratuidad de la educación, pan y vivienda), que sólo puede lograrse mediante la expropiación de las multinacionales, la renacionalización de las empresas privatizadas y la expropiación de la oligarquía capitalista, que se ha enriquecido al estar en o cerca del poder del régimen.

En la actual situación mundial, una victoria revolucionaria en Argelia provocaría un impacto en el norte de África y más allá. Sería recibida con solidaridad y simpatía por los trabajadores que preparan una huelga general en Francia. La heroica lucha de Argelia por la independencia se completará con la abolición del capitalismo.

¡Abajo los generales! Abajo el sistema!

¡Por una huelga general política contra las falsas elecciones presidenciales!

¡Comités en todas partes! ¡Por una Asamblea Constituyente Revolucionaria! ¡Todo el poder para los trabajadores!

¡Por una Argelia socialista libre de la dominación imperialista!

6 de noviembre de 2019