Movimiento Obrero
Typography

 

DSCN3727Se necesita volver a defender ideas de izquierda y revolucionarias para cambiar la sociedad”

 

 

 

DSCN3727Lucha de Clases.- ¿Cómo os estais organizando en el Teatro Real?

Jesús Zapardiel.-Nosotros en particular somos técnicos y oficinistas. También hacemos labor sindical con los trabajadores subrogados. Lo que buscamos fundamentalmente es la unidad, porque somos un sector donde los trabajadores estamos muy disgregados en pequeños teatros, cines, cada uno en su trabajo. Aquí, en el Teatro Real, sí estamos más concentrados porque es un teatro grande. permanetemente buscamos marcos de encuentro y tiempo para unirnos. Y cuando los encontramos es a nivel de ciudad. Nosotros nos movemos mucho con los compañeros del INAEM, la entidad que agrupa a los teatros nacionales, y con los trabajadores/asde MACSA, que aglutina los teatros del ayuntamiento de Madrid.

También participamos activamente en una coordinadora de trabajadores/as del espectáculo, con técnicos, actores y figurantes, cineastas, etc. Esta coordinadora también incluye a movimientos como No Sin Cultura, al sindicato de técnicos del espectáculo (TACE), a la CGT y a la sección sindical de CCOO del Teatro Real.

LdC.- ¿Cómo están afectando los recortes al mundo de la cultura?

JZ.-Los recortes han destruido cines y teatros por doquier. Muchos cierran porque disminuyó la financiación pública, como las subvenciones para óperas y funciones. Concretamente, las subvenciones se han reducido alrededor de un 70% y el personal fijo ha caido un 90%. Las funciones se hacen con lo mínimo imprescindible, y necesitan muy poco personal para llevarlas a cabo.

La gente debe saber que sin subvenciones no se puede funcionar. Lo que se recauda por taquilla apenas alcanza para alquilar la sala. Y si las entradas suben, entonces el público no viene.

Hay menos dinero para hacer producciones, para contratar a gente nueva, y ahora el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid nos han quitado las subvenciones. Muchos teatros para poder funcionar tienen que buscar financiación privada, patrocinadores y mecenas, y alquilar las salas.

En lo que respecta al Teatro Real entre una cosa y otra se han recortado los sueldos un 40%.

Ya en el 2010, con el gobierno de Zapatero, nos quitaron entre 10 y 15 millones de euros en subvenciones y nos obligaron a empeorar nuestras condiciones de trabajo para evitar despidos. Nos hicieron trabajar 6 días gratis al año y nos bajaron o quitaron complementos. De esta manera se evitó en el teatro Real la reducción del 5% de los salarios que se aplicó a todos los trabajadores públicos.

Con la llegada del gobierno del PP nos quisieron imponer esta reducción del 5% de los salarios, con carácter retroactivo, y mantener la flexibilización laboral acordada, cuando en realidad el empeoramiento en nuestras condiciones de trabajo ya implicaba una reducción de nuestros salarios del 8%. Aun así, nos aplicaron la medida quitándonos a cada trabajador 3.000 euros, cantidad que se supone debiamos,de las pagas extras de estos años. Denunciamos esta medida en el juzgado y lo hemos ganado, por lo que nos deben devolver lo que nos han quitado. Ahora nos han vuelto a empeorar las condiciones con 10 despidos y 8 días de trabajo gratis en el año, nos han cambiado los horarios de comida y cena, no se cobran determinados complementos, y alargaron la jornada semanal de 35 a 37,5 horas.

LdC.-Vosotros estáis muy activos en las movilizaciones contra las políticas de ajuste. Ahora estáis formando la Marea Roja para nuclear al mundo de la cultura.

JZ.-En realidad, la Marea Roja se creó en Barcelona, para agrupar al mundo de la cultura, y surgió con la subida del IVA cultural al 21%. Desde la coordinadora del espectaculo queremos lanzar también aquí una Marea Roja para denunciar el ajuste en el sector de la cultura, y aglutinar no sólo a la gente de la cultura sino al público en general, y también buscamos el apoyo para esta iniciativa, de los sindicatos.

LdC.- ¿Qué papel juega o debería jugar la cultura para la clase obrera?

JZ.-La cultura es más primordial para la clase obrera que el comer. Con cultura y educación podemos llegar a conocer y transformar la realidad que nos rodea. Ellos, los burgueses, nunca dejan la cultura de lado. Porque basan su poder sobre las demás clases sociales en el dominio de la cultura y la sabiduria. Nosotros sí queremos cultura para los demás. Ellos en cambio solo la quieren para ellos y sus hijos. Fíjate como los mandan a los mejores colegios y universidades. Pero no están interesados en que la clase obrera vea obras de teatro, ni conozca a García Lorca ni a Antonio Machado.

La cultura para la clase obrera debe ser próxima, cultura de barrio, Hay que acercar la cultura a la clase obrera con actividades artísticas que faciliten su participación, porque los trabajadores llegan a sus casas cansados y no pueden llevar a sus hijos al cine o al teatro. Por eso el acceso cultural debe vincularse a la mejora en las condiciones de vida, y eso significa que hay que trabajar menos horas, acercar el cine y el teatro a los colegios, potenciar las matinales infantiles, horarios a precios reducidos, etc. todo ello repercutiría en una sociedad más justa e igualitaria. La cultura es la base de todo nuestro desarrollo, de las ideas. Se necesita para conocer tus derechos y deberes, y  para que no te engañen.

LdC.- ¿Qué opinas de la política actual de las direcciones sindicales?

JZ.-Los sindicatos deberían movilizar mucho más, fomentar la afiliación, llegar más a la gente, hacer más asambleas. Se necesita volver a defender ideas de izquierda y revolucionarias para cambiar la sociedad. La sociedad capitalista está caduca. Sin los sindicatos no tenemos defensa.Pero los sindicatos son el único instrumento que nos defiende y son totalmente necesarios, pero deben volver a ser sindicatos de clase (UGT y CCOO principalmente). Hay que hacer lucha de clases, defender la ideología de izquierda para que podamos organizar a la gente. Es importante que la gente se sindicalice. A los que critican a los sindicatos yo les digo que a los sindicatos hay que cambiarlos desde dentro si no nos gustan. No vale decir no me afilio, no me comprometo. Desde fuera no puede hacerse. Es como La Primitiva, si no la echo no me toca.

LdC.- ¿Cómo crees que podemos derrotar a la derecha y sus políticas de ajuste?

JZ.-Podremos cambiar el sistema si los trabajadores ven que hay gente de su clase que está luchando y que quiere cambiar las cosas. Si a la gente se la conciencia de que el sistema capitalista es su enemigo la transformación de la sociedad será posible.

La única clase que crea riqueza es la clase obrera. Los burgueses no tienen que trabajar para vivir. El 90% somos trabajadores. Si la clase obrera se une se podrá cambiar el sistema capitalista.

Nuestro país es muy solidario, se ve en la recogida de alimentos, de ropas. Pero no hemos logrado organizar a los trabajadores para que tomen el poder, que es la única manera de cambiar la sociedad.

El capitalismo va a ir a peor. Con una base ideológica clara, de izquierda – la única que puede cambiar la sociedad – como pasó con la revolución francesa y con la revolución rusa. Así podrá avanzar la humanidad, con ideas socialistas, progresistas. Hay que tener ideología. No se puede ser apolítico porque la política está en la forma de vida de cada uno. La derecha tiene ideología y busca el bien para su clase social.

Animo a la gente a que se movilice y luche por sus derechos, que se afilie a los sindicatos, que se movilice por cambiar la sociedad, por nosotros y nuestros hijos.