Movimiento Obrero
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Lucha de Clases damos a conocer el conflicto de la plantilla de Ethypharm con la dirección de la empresa para romper su bloqueo a la negociación del convenio. Están en huelga desde el mes de noviembre y marchamos con su cortejo reivindicativo en la manifestación del día 1 de Diciembre en Vitoria-Gasteiz convocada por ELA, LAB, STEILAS ESK, CGT…, para exigir la revocación de las reformas de pensiones y laboral.

índice2Y nada mejor que este ejemplo concreto para entender la necesidad de la derogación urgente de la reforma laboral.

Como en multitud de situaciones similares, la heroica lucha de los trabajadores en Cádiz o las limpiadoras en Castellón las empresas se niegan incluso a recuperar el poder adquisitivo perdido, lo cual es un drama en estos momentos por el crecimiento de los precios y por la brutal caída de los salarios en los últimos años debido esencialmente de la reforma laboral. No puede tolerarse que las familias trabajadoras desciendan a la degradación de sus condiciones de vida. Deben ser preservadas y mejoradas. Por eso no puede aceptarse ningún recorte en el poder adquisitivo de los salarios. La exigencia de la escala móvil precios salarios -que los salarios suban automáticamente con los precios- debería ser una reivindicación inclaudicable en cada conflicto laboral.

Aportamos la información de la lucha que nos ha proporcionado el Comité de empresa.

Ethypharm, es una empresa farmacéutica francesa afincada en Bernedo, un pequeño pueblo de la Montaña Alavesa; tiene una plantilla de 140 trabajadores, la mayoría mujeres.

La empresa produce medicamentos para uso hospitalario, fabricamos inyectables, paracetamol, ciprofloxacino, metronidazol, etc., una larga lista de productos.

Beneficios a costa de nuestra explotación

Desde hace algunos años cada vez que nos toca negociar el pacto de empresa nos dicen que no hay dinero, que no es viable solicitar el IPC, y por lo tanto nos niegan mantener el poder adquisitivo de nuestros salarios.

También se oponen a registrar el Pacto para convertirlo en Convenio, y así darle más fuerza legal para asegurar su cumplimiento, y tenemos motivos, ya que nuestra empresa en los últimos seis años hemos pasado de ser Biomendi S.A.U (perteneciente al grupo G.E.S.), empresa española, Altan Pharmaceuticals, empresa irlandesa, y este año nos ha comprado la empresa Ethypharm, farmacéutica francesa que emplea a 1500 trabajadores.

Cada vez que toca negociar el pacto de empresa se resisten a hacerlo, el pacto vigente que estamos tratando de renegociar y mejorar era para los años 2017-2019, con una ultractividad (durante la que se mantiene la vigencia del pacto) de 30 meses, que se acaba en Junio de 2022, las negociaciones empezaron mal, siguieron peor y ahora están paradas.

Según la empresa lo que los trabajadores solicitábamos era inviable, ya que “no hay dinero” y además hay que hacer un recorte en gastos de un millón doscientos mil euros, en esos recortes entraba la reducción de personal de producción, eso no lo dijeron pero resultó ser así, y en productividad, iban a realizar las reformas que considerasen oportunas en las líneas de producción para ser más rentables.

Nosotros, como Comité rebajamos nuestras expectativas a la vez que pedíamos a la empresa que nos mandase su lista de puntos a negociar, nos los mandaron y desde entonces siempre que nos hemos reunido sólo se ha hablado de los puntos que la dirección quiere implantar, estos son: una subida salarial del 1,5% para el año 2021; para 2022 y 2023 está sin definir, -hay que recordar que el IPC de noviembre ha crecido hasta el 5,6%- y que una subida salarial del 1,5% supondría una gran pérdida de poder adquisitivo de nuestros salarios; también proponen el aumento de tres jornadas laborales más al año, eliminar los complementos por Incapacidad temporal (IT), una clasificación funcional (en esto estamos de acuerdo), quitar días de asuntos propios y alguna de las licencias que ya teníamos y dejar el año 2020 en blanco, sin subida salarial, y eso que al ser una empresa farmacéutica éramos “esenciales” y trabajamos todos los días que por calendario nos correspondían.

Se le comentó a la plantilla y dijeron que no, que trabajar tres días más no y que los complementos no se tocaban.

Excusas patronales para no negociar

En el año 2020, con la excusa de una denuncia colectiva por incumplimiento patronal de un artículo del pacto y otra denuncia individual la empresa paralizó las negociaciones, nos dijeron que hasta que no se solucionaran las dos denuncias no iban a seguir negociando, ya que según ellos se había denunciado sin avisar. Si tenemos en cuenta que, como es preceptivo, visitamos en varias ocasiones el PRECO, (Procedimiento de Resolución de Conflictos del Gobierno vasco) sin llegar a un acuerdo y les advertimos en el último día que acudimos a la conciliación que íbamos a denunciar el incumplimiento, consideramos que estaban más que avisados, ellos no lo consideran así.

Tras el juicio, que el juez falló a nuestro favor, tuvimos que solicitar a la empresa la reanudación de las negociaciones, cuando nos reunimos para negociar, cuál fue nuestra sorpresa al encontrarnos con el máximo responsable que nos dijo que había que ahorrar, que les diésemos soluciones. Al final hubo bajas incentivadas y prejubilaciones, los empleados que estuvieron dispuestos a ello preguntaron condiciones, algunos aceptaron, a otros la empresa no les dejó, les cambió de puesto. Donde más se notó esa reducción fue en producción, ya que hubo trabajadores que se prejubilaron, otros se fueron, esas bajas fueron despidos con otro nombre, pero lo peor es que en otros departamentos han sustituido a los trabajadores-as que se han ido o que han sido reubicados, en algunos casos con trabajadores de producción, en este departamento han empezado a utilizar personas de ETT (actualmente hay unos 20 trabajadores), lo que conlleva retrasos en la producción ya que hay que enseñarles.

Cuando al final comenzamos con la negociación ellos sólo hablaban de sus puntos, los nuestros los ignoraban, a algunas de estas negociaciones acudieron nuestros asesores sindicales de ELA y LAB y estos preguntaron si lo de añadir tres días más se podría solucionar haciendo horas extras, a lo que la empresa dijo que no, que quería tres días más en el calendario. Tras varios intentos, diciéndonos que esos tres días se cobrarían al 150%, lo que supondría un aumento salarial de 9 céntimos la hora, y nosotros diciendo que la plantilla no está de acuerdo, han llegado a proponer que sea en horas extra.

En una de estas reuniones se les preguntó por nuestras reivindicaciones, si no se iban a tener en cuenta, un miembro del comité las fue leyendo y a todo era que no.

En septiembre de este año se formalizó la venta de la empresa, y los trabajadores, creyendo en la buena fe de los nuevos dueños nos dijeron que esperáramos antes de iniciar las huelgas, que estaban avisadas desde julio, que tratáramos de negociar con los nuevos jefes, cuando nos dimos cuenta que íbamos a seguir negociando con las mismas personas se lo dijimos al resto de la plantilla y nos expresaron su deseo de seguir esperando, a la par de escribir un correo a los nuevos para saber si todo iba a seguir igual, y sí, nos dijeron que todo seguiría igual.

índice

La huelga para forzar la negociación

La última reunión con la empresa, en la que mantuvo su bloqueo a la negociación del Pacto y de imposición de sus propuestas regresivas para nuestros salarios y condiciones de trabajo la tuvimos el 26 de octubre, en esa ocasión se les informó que se iban a iniciar las huelgas para desbloquear la negociación, ellos nos pidieron tiempo, un mes, para ver si se podía reconducir la situación, se les dijo que ya no había tiempo, y dos días después se presentó la convocatoria de huelga.

Esta es nuestra situación actual, en el mes de noviembre hemos realizado 9 jornadas de huelga, 7 de ellas los martes y jueves de cada semana y las dos últimas han sido continúas, lunes y martes, 29 y 30 de noviembre concretamente. El mes de diciembre que por calendario estaba previsto trabajar 14 días, vamos a estar de huelga. De los 140 trabajadores de la Empresa, 20 están de baja y de los 120 trabajadores restantes la huelga la están secundando 80, llegando al 100% en la plantilla fija de producción, también en mantenimiento, almacén, I+D y control de calidad.

Durante los días de huelga el comité hemos entrado a comprobar que no se sustituyeran puestos de trabajo, y en dos de estas ocasiones nos ha reunido el jefe de planta para decirnos que si no paramos las huelgas durante una semana no se van a sentar a negociar, se les ha entregado el texto legal donde se prescribe su obligación de negociar durante el periodo de huelga, pero no están por la labor, les mandamos un email solicitando una reunión para negociar para el 30 de noviembre, pero no hemos recibido respuesta.

La plantilla ha decidido por primera vez en la historia de la empresa convocar huelgas por jornadas enteras, el paro en Diciembre va a ser total, hemos perdido el miedo y vamos a por todas, estamos determinados a defender nuestro Pacto de empresa, a convertirlo en un convenio, vamos a conseguir mantener el poder adquisitivo de nuestros salarios con el IPC y no aceptaremos ninguna rebaja de nuestros derechos actuales ni aumentos de jornada

Nuestros puntos, por los que estamos en huelga son dos, de todos (unos veinte) los que pedíamos, y son estos:

1- SUBIDA DEL IPC, de la Comunidad Autónoma Vasca, que es donde está la empresa.

2- REGISTRAR EL PACTO, esto es, convertirlo en convenio.

Comité de empresa de Ethypharm, Fábrica de Bernedo en Álava-Araba. 6 de Diciembre 2021

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí