Mundo árabe y oriente medio
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La revolución sudanesa ha dado un nuevo giro. 28 días después del golpe de Estado que le apartó del poder, Abdalla Hamdock fue restituido como Primer Ministro por la Junta Militar. Las calles, que han luchado y derramado sangre durante un mes para conseguir un gobierno civil, han recibido esta noticia, no con júbilo, sino con rabia.

En un discurso televisado junto a representantes del ejército, Hamdock dijo que se había llegado a un nuevo acuerdo que esperaba que "pusiera fin al derramamiento de sangre", lo que resulta irónico, dado que los generales, a los que ahora servirá en su nuevo cargo, siguen afirmando que no han asesinado a nadie desde el golpe.

Según el acuerdo recién firmado, Hamdock dirigirá un gobierno "tecnócrata", con el objetivo de establecer una conferencia constitucional y celebrar elecciones en junio de 2023, para completar "la transición a la democracia y sus obligaciones conexas".

Anticipándose a la recepción de este anuncio, Hamdock dijo: "Me he decidido y he firmado este acuerdo político, aunque sé que muchos pueden estar en desacuerdo, objetar o rechazar, simplemente porque las ambiciones y aspiraciones del pueblo eran mucho mayores".

Matrimonio a la fuerza

El gobierno de transición será "supervisado" por un nuevo Consejo Soberano, en el que los dos principales líderes de la contrarrevolución, el general Burhan y el general Hemeti, ocuparán los primeros puestos y seleccionarán a sus miembros. El único papel real del nuevo gobierno de transición será refrendar las decisiones de los generales.

Se trata de una vuelta a la dictadura militar en todo menos en el nombre, ya que Hemeti se dirigió a través de Twitter para "felicitar al pueblo de Sudán por el acontecimiento histórico de hoy". Se ha firmado un acuerdo que garantiza que Sudán continúe en el camino de la democracia y la voluntad del pueblo". La aprobación de este asesino de masas es todo lo que hay que decir del nuevo acuerdo.

Nadie cree en las garantías de los generales de que permitirán la celebración de elecciones a un gobierno civil en el futuro. De hecho, la represión continuó incluso mientras se anunciaba este nuevo "compromiso", cobrándose otra víctima con el joven de 16 años Yousif Abdelhamid, que, ayer, recibió un disparo en la cabeza.

Se han hecho otras promesas, que las masas no confían en que se cumplan. Por ejemplo, el partido de la antigua dictadura de Bashir (Partido del Congreso Nacional) tiene expresamente prohibido participar en el nuevo gobierno de transición. Pero Burhan se ha pasado las últimas semanas cooptando a leales a Bashir para ocupar puestos importantes en el Estado, lo que hace que la promesa sea dudosa.

Se ha anunciado la liberación de todos los presos políticos, aunque hasta ahora sólo se ha liberado a un puñado; y se ha prometido una "investigación independiente" de la violencia durante el último mes, aunque esto es una idea irrisoria cuando los propios carniceros están al mando.

Por último, el comité anticorrupción creado por el último gobierno de transición para investigar la malversación de fondos, cerrado por los golpistas (que han pasado décadas saqueando la riqueza y los recursos de Sudán) será reactivado y "reestructurado", lo que podemos leer como: "reducido a la impotencia".

Está claro para cualquier persona sensata que el restablecimiento de Hamdock a la cabeza de un supuesto gobierno de transición, bajo la supervisión de las fuerzas armadas, no es más que una tapadera para el gobierno de la Junta contrarrevolucionaria.

Ayer se celebró una cuarta manifestación nacional, poco después de la jornada más sangrienta desde el golpe de Estado hasta ahora, en la que 15 manifestantes fueron asesinados por las fuerzas de seguridad. El número total de muertes confirmadas es de 41, y cientos de heridos o moribundos en los saturados hospitales de Sudán, que han sido atacados repetidamente por la contrarrevolución.

Lejos de amedrentarse, la participación de ayer fue incluso mayor que la de la última vez: al menos participaron 19 ciudades y pueblos, y al menos un millón de personas salieron a la calle (las cifras exactas son difíciles de obtener). En parte, esto se debió a que (por razones poco claras) los militares finalmente levantaron el bloqueo de las comunicaciones en todo el país el viernes. Además de facilitar la movilización de la manifestación, significó que el pueblo en todo el país pudo ver por fin todo el alcance de la brutalidad de los militares en las redes sociales.

Las imágenes y los vídeos de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF, los paramilitares tribales bajo el mando de Hemeti) y de la policía disparando munición real contra multitudes de manifestantes desarmados, y los cuerpos acribillados con disparos mortales intencionados en la cabeza y el torso, enfurecieron aún más a las masas.

La revolución se niega a retroceder

La Junta sigue aislada, apoyándose en los elementos más reaccionarios de las fuerzas de seguridad. Carece de cualquier base orgánica de apoyo en la sociedad. Aunque la junta no ha escatimado el látigo de la represión, desatando una violencia brutal contra la revolución, cada vez las masas han respondido con una determinación más dura.

El objetivo de la Junta durante todo este período ha sido desgastar a las masas mediante el derramamiento de sangre. A ello ha contribuido la falta de planes y objetivos claros por parte de los dirigentes de la revolución, con el fin de llevar la lucha a sus conclusiones lógicas.

A pesar de los incesantes ataques, las masas han perseverado heroicamente tras un mes de estancamiento. Los generales no esperaban que el proceso durara tanto. Por ello, se han visto obligados a cambiar de táctica. Esperan que el "restablecimiento" de Hamdock como frente civil para su gobierno arroje polvo a los ojos de las masas y atraviese la revolución. Para ello han contado con la ayuda de los dirigentes de la llamada comunidad internacional, en particular de los representantes imperialistas de Estados Unidos y de la ONU, que se han esforzado entre bastidores por tejer un nuevo acuerdo entre el ejército, Hamdock y el resto del ala civil del antiguo gobierno de transición.

El Secretario de Estado, Antony Blinken, declaró que Estados Unidos se siente "alentado" por el nuevo acuerdo, mientras que la ONU emitió una declaración en la que se congratulaba del "consenso de Hamdock y Burhan para resolver la crisis constitucional y política que amenazaba la estabilidad del país".

La estabilidad es la palabra clave aquí. Los imperialistas quieren evitar que los militares sean derrocados por la lucha revolucionaria de las masas, lo que probablemente inspiraría movimientos revolucionarios en otros países de la región. Esperan que los militares y el gobierno de transición puedan ahora "trabajar juntos" en su casamiento a la fuerza, y restaurar la estabilidad pacificando las calles.

Pero las masas no lo entienden así. Es un hecho positivo que el papel contrarrevolucionario de la llamada comunidad internacional haya quedado al descubierto: no son aliados sino enemigos del pueblo sudanés. Después de la amarga lucha, la muerte y las penurias que han sufrido por los derechos democráticos y el gobierno civil, las masas están furiosas porque se les ha devuelto a una posición que supone un importante retroceso respecto al punto de partida.

Cuando se anunció el nuevo gobierno, las calles hirvieron de furia contra Hamdock en particular. Como informamos anteriormente, el Primer Ministro liberal, antiguo economista de la ONU, no era especialmente popular entre las masas antes del golpe.

Además de entrar en un vergonzoso reparto de poder con los mismos generales asesinos que ahogaron en sangre las revueltas de 2019, Hamdock supervisó un brutal programa de austeridad a instancias de organismos imperialistas como el FMI y el Banco Mundial, que proporcionaron ayuda a Sudán con la expectativa de "ajustes estructurales" (es decir, recortes).

De hecho, el golpe fue precedido por un recorte de los subsidios al combustible, que provocó manifestaciones antigubernamentales y pro-militares en Jartum. Éstas fueron relativamente pequeñas, formadas por las capas más atrasadas de la sociedad, alentadas por los militares, y se enfrentaron a manifestaciones mucho más grandes a favor de la democracia. Sin embargo, el hecho es que las políticas reaccionarias de Hamdock hicieron que disfrutara de un apoyo limitado del pueblo sudanés.

Además, hizo la vista gorda ante los continuos abusos cometidos por la RSF y la policía contra la población después de 2019, especialmente contra miembros destacados de los comités de resistencia.

Las ilusiones en Hamdock se hacen añicos

Sin embargo, cuando Burhan lanzó su golpe, destituyó a Hamdock y disolvió el Consejo Soberano, las masas se unieron para defender los logros de la revolución de 2019. En el proceso, se desarrollaron ciertas ilusiones entre algunas capas de los sudaneses (y especialmente la comunidad de expatriados) en Hamdock, como el líder político civil "legítimo" del país.

Esas ilusiones se han roto con los acontecimientos de ayer, con las calles rechazando unánimemente el nuevo acuerdo y calificando a Hamdock de traidor a la revolución.

Todos los organismos más importantes de la revolución, como la Asociación de Profesionales de Sudán, los Comités de Resistencia de los Barrios e incluso las Fuerzas por la Libertad y el Cambio -más conservadora- han rechazado el nuevo gobierno de transición por considerarlo una farsa. Los primeros han reiterado las tres consignas principales de la revolución: nada de diálogo, nada de compromisos y nada de alianzas con los militares.

Durante las protestas de ayer, los comités de la resistencia dieron a conocer sus sentimientos, y las multitudes en Jartum declararon:

"Para quien creyó en Hamdok, Hamdok ha muerto; y para quien creyó en las calles, las calles cantan y nunca morirán".

Un manifestante de Omdurman, entrevistado por The Guardian el domingo, dijo: "Estoy muy decepcionado por este acuerdo. ¿Qué pasa con los que han sido asesinados?". Otro manifestante añadió: "Seguiré saliendo a la calle porque los militares no dan ninguna garantía de que vayan a cumplir sus acuerdos. Siempre hacen trampas".

Las masas revolucionarias han prometido seguir en la calle, y se ha convocado una quinta manifestación nacional para el jueves. Si la intención de esta "concesión" era cortar la revolución, parece haber tenido el efecto contrario.

El rechazo a Hamdock es un paso adelante. Muestra que las masas están aprendiendo de la dura escuela de la revolución. Una lección importante es que no se puede confiar en los liberales. Sus intereses de clase y su lealtad al capitalismo significan que son incapaces de satisfacer las aspiraciones del pueblo sudanés de una auténtica democracia y una existencia digna.

Los líderes liberales siempre buscarán el compromiso, sin importar las graves consecuencias de la depravación a la que se hunda la Junta, en lugar de apoyar a las masas en la conquista revolucionaria del poder. En última instancia, tanto Burhan como Hamdock apoyan la continuación del capitalismo, que es la fuente de la pobreza y el atraso que persigue a la sociedad sudanesa.

Las masas comprenden perfectamente la necesidad de aplastar a la Junta, pero la pregunta candente, como siempre, es: ¿cómo? El SPA habla de detener a los generales y de pasar inmediatamente a una administración totalmente civil, pero los generales tienen armas y están dispuestos a utilizarlas para defender su poder y sus privilegios, ¡y la revolución no!

Como hemos dicho muchas veces, la mayor debilidad de la revolución sudanesa es la falta de voluntad de sus dirigentes para enfrentarse a la Junta con las armas en la mano. En su lugar, se limitan a reforzar la ansiedad de las masas con una insistencia en los métodos pacíficos, sin explicar cómo estos métodos podrían convencer a la contrarrevolución de que abandone el poder.

El SPA advierte que habrá una sangrienta guerra civil si las masas toman las armas, pero ¿no es eso precisamente lo que hay ahora? Una guerra civil unilateral, en la que las fuerzas de la contrarrevolución matan cada día a hombres, mujeres y niños.

¿Y no era la vida bajo el gobierno de la Junta en los años pasados precisamente una pesadilla interminable de pobreza y miseria? Lo que esta revolución ha demostrado una y otra vez es que las masas están dispuestas a hacer los últimos sacrificios para cambiar la sociedad. Los que tienen miedo y vacilan son los llamados líderes liberales, que impiden sin cesar que la revolución destituya a la Junta, detenga a los generales y ponga en el poder a un nuevo gobierno civil, ¡todo lo cual requiere cuerpos armados de hombres leales a la revolución!

La única manera de evitar el derramamiento de sangre y el caos es precisamente la intervención armada más contundente de las masas contra la contrarrevolución y sus tropas de choque en las calles. Cuanto más duden los dirigentes, cuanto más vacilen sin mostrar ningún camino, más se envalentonará la contrarrevolución y desmoralizará a parte de las masas abriendo el camino a más caos y más derramamiento de sangre.

Por lo tanto, los dirigentes de la revolución deben explicar la necesidad de la lucha armada y organizar la autodefensa disciplinada a través de los comités de resistencia, además de hacer un llamamiento general a las bases de las fuerzas armadas para que se amotinen y se unan a sus hermanos de clase contra Burhan y Hemeti.

Nada de compromisos, conversaciones o alianzas: ¡completar la revolución!

La experiencia de la revolución sudanesa es una demostración viva de la necesidad de un partido revolucionario con visión de futuro. Incluso un pequeño partido de este tipo, si hubiese existido desde el principio, podría haber conectado con las aspiraciones de las masas y hubiera transformado la situación.

Este partido podría haber señalado el camino a seguir con un programa claro de organización de comités de defensa armada en todo el país conectados a nivel local y nacional, un llamamiento general a los soldados rasos para que se unieran a la revolución, así como una huelga general total que condujera a una insurrección para tomar el poder y detener a los líderes de la contrarrevolución y desarmar a sus fuerzas.

Esto estaría relacionado con la necesidad de unificar y construir los comités de resistencia en un cuerpo nacional de poder obrero, y convocar una asamblea constituyente para que las masas puedan elegir a sus propios representantes.

En las condiciones que han surgido desde el golpe de octubre, un programa así resonaría en millones de personas y abriría una nueva etapa en la revolución. En ausencia de tal fuerza, la revolución se ve obligada a pasar por muchas lecciones amargas. Esta es la única manera de garantizar la victoria de la revolución sudanesa, que sigue inspirando al mundo con su increíble resistencia.

El pueblo ha hablado: ¡abajo el golpe! ¡Ni acuerdos ni alianzas! ¡La lucha por los derechos democráticos y la existencia digna en Sudán continúa! En última instancia, los objetivos de la revolución sólo pueden garantizarse y sostenerse mediante la construcción del Socialismo en Sudán, que será un faro para todos los pueblos explotados y oprimidos en toda África, el mundo árabe y más allá.

Puedes enviarnos tus comentarios y opiniones sobre este u otro artículo a: contacto@luchadeclases.org

Para conocer más de “Lucha de Clases”, entra a este enlace

Si puedes hacer una donación para ayudarnos a mantener nuestra actividad pulsa aquí